fbpx

Pininfarina Battista, inicia la producción del primer híperauto eléctrico de la marca

La primera unidad del Battista se entregaría a su dueño durante este mes.

Por Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

La empresa carrocera italiana Carrozzeria Pininfarina avanza en su proyecto de ingresar al segmento de los hiperautos y acaba de anunciar el inicio de producción del cupé extremo Battista.

El hito más llamativo del auto es su tren de mando totalmente electrificado. La empresa confirmó que puede desarrollar hasta 1.900 caballos de potencia y 2.360 Nm de torque.

La unidad de mando del Battista la concibió la empresa croata Rimac Automotive y se compone de cuatro motores, uno por cada rueda. La batería se sitúa entre ambos ejes.

Pininfarina producirá 155 unidades del superauto. Las últimas cinco conformarán una serie especial llamada Anniversario, que incluye un acabado de pintura aún más elaborado que el del Battista estándar.

Con el fin de fabricar el Battista, Pininfarina habilitó su factoría de Cambiano, al norte de la península itálica. La infraestructura se amplió y ahora cuenta con 2.300 metros cuadrados de construcción.

Entre los detalles revelados por el fabricante se sabe que cada unidad requerirá 1.250 horas de trabajo para terminarse. A eso hay que añadir otras 100 horas adicionales para las unidades Anniversario.

Desempeño de ensueño

El Battista podrá acelerar hasta los 100 km/h en 1,8 segundos. Según el fabricante, solo se requieren 12” para llegar a 300 km/h y menos de medio minuto para alcanzar la velocidad máxima, de 350 km/h.

Todavía no hay ningún dato oficial sobre autonomía, pero extraoficialmente se estima que, según los hábitos de manejo, el Battista podrá rodar hasta 200 kilómetros con una carga en sus baterías; en tanto que un sistema de recarga ultrarrápida podrá brindar hasta 50 km de recorrido con solo conectarlo 15 minutos.

El primer Battista ya se vendió. Su dueño es un empresario estadounidense que aceptó el que Pininfarina organice un evento especial para entregarle su carro, en el marco de la “Semana Especial del Automóvil” de Monterrey, EE. UU., que se desarrollará a partir del 12 de agosto próximo.

Al mismo tiempo que Pininfarina haga entrega de la primera unidad Battista fabricada, habrá al menos otra unidad disponible en el evento de Monterrey para exhibición.

Trabajo impecable en tiempo récord

Los especialistas elogian desde ya el trabajo de Pininfarina, que logró concretar el proyecto Battista en solo tres años, desde que mostró un prototipo estático en el Salón de Ginebra, a mediados de 2019.

Con el apoyo técnico de Rimac Automotive, Pininfarina completó el diseño técnico de su hiperauto en muy poco tiempo, así como someterlo a pruebas dinámicas y dar inicio a un proceso de preventa de donde surgieron los primeros clientes firmes.

El precio que anunció Pininfarina para su superauto es de US$2,5 millones, pero las alternativas de personalización, a través de numerosas opciones, son casi infinitas y eso afectará el precio total.

Según Pininfarina, existen 128 millones de posibles combinaciones al valorar opciones de pintura, recubrimientos, acabados, texturas, configuraciones del panel de instrumentos, sistema de sonido, diseño de tapizados y paneles, etc. La firma señala que no hará dos Battista exactamente iguales.

Opciones caprichosas

El precio del auto incluye elementos tan singulares como la posibilidad de que su dueño lo haga llegar (conduciéndolo por su cuenta o pidiendo a Pininfarina recogerlo donde sea) a la fábrica para que allí lo rediseñen cada vez que le provoque y del modo en que desee.

El costo también cobija la posibilidad de armar un programa de asistencia el cual prevé que un técnico de Pininfarina llegue a donde esté el auto cada cierto tiempo para darle mantenimiento. El servicio tiene la opción de monitorear constantemente el desempeño vía internet, con el fin de detectar cuando una pieza se deba reemplazar por desgaste o porque esté a punto de dañarse.

Entre las numerosas opciones listadas por Pininfarina para su Battista se puede mencionar el “Pacchetto Eccelenza”. Es un plan que dura cinco años y puede extenderse a diez, el cual cubre el mantenimiento básico (los repuestos son aparte) y cuesta US$15.000 anuales.

Otra opción, llamada “Paquete Futura”, permite extender la garantía de tres años que ofrecen Pininfarina y Rimac sobre la batería, hasta por diez años, a cambio de US$150.000.

Una tercera opción, Battista Eterno, brinda un suministro fijo de piezas de desgaste constante y elementos de carrocería. Este plan puede extenderse hasta diez años e incluye todas las piezas “a la medida” que pueda tener determinada unidad. El precio depende de las especificaciones de cada carro, pero podría superar los US$200.000.

También se incluye un programa de formación para que el propietario saque el máximo rendimiento de su unidad.

El nombre del auto se le debe al empresario Baptista (Battista) Pinin Farina, quien dio a la empresa carrocera su estatura y prestigio, además de unir sus dos apellidos en uno solo para en lo sucesivo usarlo en la familia y en la empresa familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.