fbpx

El Volkswagen Jetta se renueva en Colombia para celebrar

El sedán Jetta propone nuevas características tras una década en el mercado.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Porsche Colombia, representantes locales de la marca alemana Volkswagen, presentan en nuestro mercado el rediseño recientemente practicado por la firma a uno de sus productos más emblemáticos, el sedán compacto Jetta de séptima generación.

Con el apoyo de una campaña comercial que lo identifica como “el sedán turbo”, el Jetta rediseñado ahora propone tres versiones diferentes de producto, dos alternativas de tren de mando y gran cantidad de nuevas características técnicas y de equipamiento.

El Gerente de Marca de Volkswagen en Colombia, Sergio Ramírez, afirmó que “estamos felices de traer a Colombia el rediseño de un símbolo tan importante en Volkswagen como el Jetta”.

Las versiones Comfortline y Highline traen un motor de cuatro cilindros de 1,4 litros de desplazamiento, capaz de generar 150 caballos de potencia. La sigla 250 alude a la entrega de torque (250 Nm) y el tren de mando se completa con una transmisión automática de tipo Triptonic con seis relaciones, que impulsa al eje frontal.

Dos litros de puro temperamento

La versión tope de gama se denomina GLI (cuya última propuesta llegó a Colombia hace tres años) y su motor de dos litros genera 230 caballos, con un torque de 350 Nm. En este caso la transmisión tiene siete relaciones y recurre a un sistema DSG de doble embrague, que se encarga de hacer los cambios de manera automática.

El Jetta GLi también incorpora mejoras en materia de suspensión y un diferencial XDS Plus con sistema de bloqueo, con el fin de aprovechar la superior potencia del motor. Otras sutiles revisiones le otorgan al auto un notable desempeño y un manejo más preciso.

Ambas alternativas de motor, la 250 y la 350, tienen turbo, una culata de cuatro válvulas por pistón y un sistema de inyección electrónica, entre otras características. Los dos propulsores se concibieron para funcionar con bajo consumo de gasolina y generar pocas emisiones de escape.

Las tres versiones del Jetta ofrecen un sistema de suspensión independiente bajo esquema McPherson frontal y multibrazo posterior, rines de gran tamaño (de 18” en el GLI) de aluminio, llantas de bajo perfil, cuatro discos de freno y otras características de alto rendimiento.

Grande por fuera y capaz por dentro

Con 4,7 metros de largo, el Jetta se ubica justo en el límite superior que hoy separa un sedán compacto, como este, de uno de tamaño mediano.

El gran tamaño exterior y los cortos salientes permiten ofrecer un generoso espacio interior para cinco pasajeros, que cuentan con cómodos asientos, cualitativos acabados y una notable dotación de accesorios. También fue posible agregar un baúl con generosos 510 litros de capacidad.

En su descripción del nuevo modelo, los voceros de Volkswagen Colombia añaden que “es un sedán con motor turbo, que marca un antes y un después en el sector automotor. Su rediseño llega cargado de avances y con tres versiones diferentes, que responderán las necesidades de los amantes del Jetta en nuestro país”.

Nadie tendrá problemas para identificar al Jetta como un Volkswagen legítimo a pesar del dramático cambio en el diseño exterior que experimentó con el paso de los años. Ahora, una nueva parrilla ofrece una barra doble cromada y expone bien visible el emblema de la marca, a lo que añade una gran toma de aire inferior y faros con tecnología LED.

Las molduras en negro y cromo complementan el rediseño del extremo trasero; hay protectores laterales y una acertada selección de colores.  El blanco y el gris platino están disponible en los tres niveles, mientras que el plateado “Pirita” y el azul “Caspio” identifican a las versiones Highlline y Confortline. Por su parte, el GLI se ofrece en un exclusivo tono gris puro.

Conveniencia y rigor germánicos

La presentación interior ofrece al conductor un volante y una palanca de cambio de nuevo aspecto. Todos los ocupantes apreciarán además los insertos decorativos en el tablero de instrumentos y en los paneles de puerta, así como el climatizador automático bizona. Como es tradicional en la marca, la ingeniería de materiales y el nivel de ensamble muestran un alto estándar, por lo que además dispone de seis airbags.

Además, el conductor tiene a disposición el “cockpit digital” de Volkswagen y sensores de estacionamiento delanteros/traseros, así como una cámara retrovisor denominada Rear View. Otras ayudas al manejo son el control de tracción (ASR), el asistente de arranque en pendiente (HHC) y en descenso (HBA), el diferencial de control electrónico (EDL) y los frenos ABS.

Adicionalmente, los Jetta Highline y GLI ofrecen la posibilidad de configurar hasta cuatro modalidades de manejo, denominadas Normal, Eco (o económica), Sport (o deportiva) y una personalizada.

La dotación incluye elementos como el sistema VW Play con pantalla táctil de 10”.  A su vez, la conectividad con Apple Car Play y Android Auto se complementa con las funciones Wireless App Connect y Volkswagen Wire, para escalar el auto con el mejor estándar tecnológico.

Los precios sugeridos por Volkswagen Colombia para el nuevo Jetta comienzan en $93.990.000 para la versión Comfortline. El Highline cuesta $106.990.000 y el tope de gama GLI se cotiza en $131.990.000. Los tres modelos están disponibles en la red comercial de la marca y están amparados por la tradicional garantía posventa que caracteriza a los productos Volkswagen.

Icono de Wolfsburg… y México

El Jetta apareció por vez primera en los mercados mundiales, comenzando por EE. UU., en 1979 y desde entonces su desarrolló suma siete generaciones técnicas, siempre como una versión con carrocería tres cuerpos del exitoso sedán hatchback Golf.

La actual generación, denominada A7, comenzó a aparecer en los diferentes mercados globales a partir de 2018 como modelo 2019 y se estructuró sobre la plataforma global MQB de tracción frontal, que comparte con el Golf VIII y el crossover Atlas.

El principal mercado del Jetta siempre ha sido el estadounidense, pero el auto se exporta a muchos otros países y se fabrica exclusivamente en Puebla, México.  Desde allí se envía a Colombia, donde estuvo disponible desde 2011, cuando entró la sexta generación.

Desde su presentación, el Jetta se consolida como un icono entre los sedanes de tipo familiar, con buen valor de mercado. Al ganar tamaño con los años, se enriquece con una superior oferta de espacio interior, siempre complementada con una ingeniería de buen nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.