fbpx

El Fiat 500 rinde tributo al rally

Presentan una versión especial Abarth conmemorativa, el Fiat 695 Tribute 131 Rally.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

La empresa italiana Fiat Auto, perteneciente al Grupo Stellantis, acaba de presentar una versión especial del cupé de más alto rendimiento de su gama neoclásica Fiat 500, con el fin de recordar el glorioso pasado de la marca en competencias de tipo rally.

Por lo anterior, el auto, denominado Fiat 695 Tribute 131 Rally, se desarrolló sobre el Fiat 695 Abarth estándar, que representa el tope de la gama Fiat 500 en lo que respecta a rendimiento y equipo.

Según explicó Fiat, el nuevo auto es un homenaje a la memoria y trayectoria deportiva del famoso Fiat 131 Abarth Rally, desarrollo que se hizo en conjunto entre la división Fiat Corse y Abarth, para competir en el Campeonato del Mundo de Rally (WRC) y en campeonatos de la especialidad realizados en Europa y EE. UU.

El Fiat 131 Abarth Rally original reemplazó con éxito a otro auto legendario, el Lancia Stratos. Se presentó en 1976 y se mantuvo activo oficialmente hasta 1982.  El 695 Tributo 131 Rally se creó para conmemorar que en 2022 se cumple el 40º aniversario del pase a retiro del legendario auto de carreras.

En consecuecia, el modelo tributo se pintó en tono azul (Azzurro Rally), porque Fiat en 1976 usó ese color para decorar las unidades del 131 Abarth Rally destinadas a clientes, para efectos de homologación. Sin embargo, más allá del color y la marca, no hay nada en común entre el 695 Tributo 131 Rally y el modelo original, que representan conceptos técnicos muy diferentes.

Todos los caballos están adelante

Mecánicamente el 695 Tributo 131 Rally usa la base del Fiat 695 Abarth e incorpora las mejoras desarrolladas para la temporada 2022.  Su motor es la unidad tetracilíndrica T-Jet de 185 hp de potencia y 1,4 litros de desplazamiento, que puede acoplarse a voluntad a una transmisión robotizada, o a un cambio tradicional de accionamiento manual y seis relaciones, conectados a las ruedas frontales.

Al igual que el 695 Abarth, el 695 Tributo 131 Rally ofrece de serie rines de 17” (en este caso con un acabado especial diamantado) con llantas de alto rendimiento, un sistema de frenos desarrollado por el especialista italiano Brembo, un alerón ajustable en hasta 12 posiciones, cinturones de seguridad deportivos de marca Sabelt y un sistema de escape de tipo Monza Sovrapposto con cuatro salidas, entre otras cosas.

Fiat espera que la mayoría de los clientes elijan el color azul Azurro Rally original de los años 70, pero también ofrece un acabado gris Grigio Record.  En ambos casos hay detalles visuales a juego.

De igual forma, los apoyacabezas de los asientos, los paneles de las puertas y el tablero de instrumentos muestran un artístico diseño de la silueta cúbica del 131 Abarth Rally original, para realizar su carácter conmemorativo. La tapicería es de Alcántara y hay detalles decorativos en el techo, en el paral B, en los faldones laterales y en otros elementos del auto.

Fiat 695, para pocos elegidos

En principio, Fiat solo fabricará 695 unidades del modelo tributo, que serán distribuidas mayormente en Europa, aunque no se descarta que también destinen algunas al mercado de EE. UU. Todavía no se anuncia el modo en que la producción se distribuirá en los diferentes países y tampoco se sabe el precio, que debe rondar los US$45.000.

El 695 Abarth es la versión de alto rendimiento del cupé subcompacto de estilo neoclásico Fiat 500, que apareció en 2007. Su nombre rinde tributo al preparador Carlo Abarth, quien en las décadas 50, 60 y 70 creó una empresa dedicada a producir piezas especiales para autos Fiat y modelos de alto rendimiento basados en Fiat de serie, que luego pasó a ser propiedad del propio fabricante.

En consecuencia, al desarrollar el Fiat 131 Abarth Rally de competición para 1976, Fiat recurrió a la experiencia de Abarth, para escalar la potencia de 135 hp a 280 hp. Más adelante Fiat adecuó sus concesionarios para vender una versión deportiva del 131, inspirada de la versión de rally, a la cual llamó 131 Abarth.

La fabricación del 131 Abarth Rally original estuvo a cargo del carrocero Bertone, quien instaló las extensiones especiales en fibra de vidrio y un capó más liviano, a la par que aligeró la carrocería y la adaptó al sistema de suspensión trasera independiente.

Luego el auto se enviaba a Abarth, donde instalaban los órganos mecánicos. En total se fabricaron 400 unidades, de las cuales se cree sobrevive la mitad. Un ejemplar bien conservado puede cotizarse en torno a los US$200.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.