fbpx

China pone en marcha el concepto de robotaxi

Los taxis autónomos comenzarán a prestar servicio público a través de la empresa Pony.ai.

Por: Julián Afonso Luis /@JAL69 (Twitter)

China da un importante paso en la implementación del automóvil autónomo al anunciar la aprobación de licencias para que una empresa de taxi opere unidades autónomas, o robotaxis, que no requieran de conductor.

Esta concesión la otorgó el gobierno chino a la empresa local Pony.ai, lo que le permitirá poner en servicio una flota de cien unidades para prestar servicio comercial en la ciudad de Guangzhou, concretamente en el área de Nansha.

Los vehículos que prestarán el servicio serán sedanes Mirai proporcionados por Toyota que, junto con las empresas automotrices chinas GAC y FAW, es accionista de la cadena Pony.ai.

Los Mirai usados para el servicio robotaxi de Guangzhou tendrán otra particularidad, pues al ser totalmente de serie, consumirán hidrógeno.

El servicio de robotaxi se prestará en Nansha de lunes a viernes, entre las 8:30 am y las 10:30 pm. El costo del servicio será igual al de un taxi normal.

La única imposición que debe respetar Pony.ai al prestar el servicio de robotaxi es incluir un empleado de seguridad dentro del auto, para resolver algún problema que pueda presentarse, pero la imposición se suspenderá a mediano plazo si la operación demuestra ser segura.

Largo y fructífero periodo de prueba

Dicha concesión de la licencia para operar robotaxis es el resultado de dos años de ensayos supervisados por el gobierno chino y sus agencias de transporte.

Se informar que los vehículos que se probaron recorrieron más de un millón de kilómetros (20% del recorrido fue en Guangzhou) y no se registraron incidentes de tránsito, ni problemas técnicos.

El director de tecnología y socio cofundador de Pony.ai, Tiancheng Lou, explicó que “incluir vehículos autónomos en la gestión estándar de taxis de prueba es consecuencia de la creciente aceptación del concepto de robotaxi en el transporte diario por parte de la población y el gobierno. Esta aceptación reconoce la estabilidad técnica de nuestros taxis”.

Pony.ai es una empresa valorada en 8.500 millones de dólares y acaba de superar con éxito un proceso de recapitalización. Su historial incluye 700.000 traslados en taxis tradicionales.

Actualmente, Pony.ai es una de las empresas líderes en el sector de taxis y la mayor parte de su flota está conformada por productos Toyota, Lexus, Pony, GAC y FAW, con presencia en todas las ciudades chinas.

La tecnología autónoma progresa rápido

China insiste en posicionarse rápidamente como líder en el desarrollo de tecnología y uso de vehículos autónomos, para servicio público y también para uso particular.

Las agencias de transporte locales calculan que para 2040 el 60% de la movilidad vehicular en China será autónoma.

La problemática que debe enfrentar China para concretar sus aspiraciones en materia de movilidad autónoma ya no son tecnológicos, sino logísticos.

Se sabe que el gigante de Oriente depende en gran medida del suministro de chips y microprocesadores proporcionados desde EE. UU., por empresas como Qualcomm, Nvidia e Intel, por lo que el gobierno chino incentiva programas que permitan desarrollar y producir localmente tales elementos.

El concepto de robotaxi se extiende rápidamente por el mundo. En Japón, Nissan somete a prueba una flota de robotaxis en Yokohama y planea abrir programas de evaluación en otras ciudades.

En EE.UU., por su parte, GM Cruise (la división de movilidad autónoma de GM Corporation) opera una pequeña flota de robotaxis en San Francisco, localidad que también concedió una licencia a la dupla Waymo-Google.

Ford, a su vez, desarrolló junto con una cadena de comida rápida una operación de reparto de pizza con vehículos autónomos, que sometió a pruebas por un tiempo.

A su vez, Uber, especializada en taxis, evalúa abrir un servicio de entrega autónomo en varias ciudades de EE. UU. y para tal efecto espera someter a prueba una pequeña flota de robotaxis habilitados para el reparto en Santa Mónica, California.

Los europeos y Tesla también quieren entrar

Otra empresa estadounidense interesada en explotar el concepto de robotaxi es Tesla, cuyo CEO, Elon Musk, anunció que desarrollan un vehículo autónomo que no tendrá volante de dirección, pedales de acelerador o freno. En principio, la presentación al mercado de este vehículo se programó para dentro de dos años.

En Europa también hay empresas automotrices, como el Grupo VW, interesadas en el concepto del robotaxi. Al respecto, el conglomerado confía a su marca Volkswagen la preparación de una flota de pruebas que en la actualidad se evalúa en Munich, Alemania.

Por ahora, las iniciativas en torno a probar robotaxis se asocian a la imposición de un conductor de prueba, pero si la operación de Pony.ai en Guangzhou funciona del modo esperado, la experiencia acumulada por Toyota, GAC y FAW en el programa podrá ayudar a eliminar el elemento humano en un tiempo relativamente corto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.