fbpx

Audi gana etapa del Dakar gracias a su tecnología electrohíbrida

Se trata de una nueva barrera histórica que derrumban las tecnologías ecológicas que animan al Audi RS Q e-Tron…..

Por: Julián Afonso Luis /@JAL69 (Twitter)

La división deportiva Audi Sport, de la firma alemana Audi AG, consiguió un enorme hito deportivo y técnico al ganar una etapa del famoso rally raid Dakar con un vehículo electrohíbrido.

El logro se materializó en la tercera etapa del raid, que incluyó un tramo cronometrado de unos 100 kilómetros en la zona de Al-Quaisumah. Dicha región fue afectada por las lluvias en jornadas previas, lo que obligó a los organizadores a reducir la distancia total del tramo.

El vehículo Audi RS Q e-tron, al volante de los españoles Carlos Sainz y Lucas Cruz, marcó un registro de 2.26:51” para imponerse en cerrado duelo al Toyota Hilux oficial, que tripuló la pareja formada por Henk Lategan y Brett Cummings.

El rendimiento de las otras dos unidades oficiales inscritas por Audi Sport confirmó la competitividad del proyecto: el francés Stephane Peterhansel llegó a 1:41” del español en el tercer puesto y el sueco Mattías Ekstrom fue quinto, a 2:59”.

Los prototipos RS Q e-Tron híbridos aventajaron en unos cinco minutos al líder y gran favorito para ganar la edición 2022 del raid Dakar, el príncipe catarí Nasser Al Attiyah, quien compite con un Toyota Hilux equipado con tren de mando convencional.

“Luego del infortunio de la primera etapa, para nosotros este rally es para aprender y sacar conclusiones. Es la primera carrera que hacemos con este auto.  Hay que seguir probando y aprendiendo”, explicó Sainz, de 59 años, tras cruzar la meta.

Entre los directivos de Audi Sport la satisfacción fue evidente, al ser el debut en competencias de rally raid y usar, además, una tecnología no convencional.

Nuevo triunfo ecológico

Audi RS Q e-Tron

Para Audi Sport, el raid Dakar no es la primera aplicación de tecnologías ecológicas en el tren de mando para competir, pero hasta ahora la firma había aplicado su experiencia en carreras dentro de circuitos cerrados y no en competencias off-road.

Audi Sport, con un motor híbrido de tipo e-Tron (la combinación de un motor de combustión interna tradicional y un pequeño propulsor eléctrico) fue el gran dominador de las carreras de larga duración del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC), incluyendo victorias en varias ediciones de la clásica Le Mans 24 durante la pasada década.

El uso de la tecnología híbrida en el WEC marcó otro hito importante, puesto que Audi también recurrió a motores de ciclo Diésel y a sistemas de inyección directa, con notables resultados en prestaciones, consumos, emisiones de escape y fiabilidad.

Posteriormente, Audi Sport decidió sumarse a la categoría de monoplazas eléctricos, la Fórmula E, cuando se creó en 2014. Inicialmente los alemanes respaldaron al equipo ABT, pero oficializaron la alianza en 2017.

En seis temporadas en Fórmula E, Audi Sport logró desarrollar un monoplaza eléctrico capaz de ganar un título de pilotos con el brasileño Lucas Di Grassi en la tercera temporada y el título por equipos en la cuarta. Durante su presencia en la Fórmula 1 eléctrica, Audi Sport siempre estuvo en la lucha por victorias y títulos.

En 2021, Audi Sport anunció que abandonaría la Fórmula E para intentar un camino diferente, en competencias de rally raid y programó su debut para la edición 2022 del raid Dakar, que se considera la prueba más dura de la categoría.   En la Fórmula E, el fabricante acumuló 12 victorias (siendo segundos en la estadística de la categoría) y 39 podios (líder de la categoría).

En las entrañas del Audi RS Q e-Tron

El Audi RS Q e-tron es un buggy que mide 4,5 metros de largo, 2,3 metros de ancho y 1,95 metros de alto. Tiene tres motores eléctricos y uno de combustión, lo que eleva su peso a 1.950 kilos.

Audi Sport denomina “sistema convertidor de energía” a la unidad de potencia destinada a mantener cargada la batería y que se crea a partir de integrar un motor térmico y uno eléctrico.

El motor térmico es de tipo TFSI, que desplaza dos litros y en su versión de serie equipa a varios vehículos de Audi que se comercializan en Colombia. Hace pocos años Audi Sport le acopló un pequeño motor eléctrico, con el fin de competir en el Campeonato Alemán de Autos Turismo (DTM) y para usarlo en el Dakar lo ajustó para funcionar entre 4.500 y 6.000 rpm. Como complemento, se instaló un tanque de gasolina de 78 galones y, en caso de emergencia, el motor de gasolina puede mover el auto.

La potencia es proporcionada por un motor eléctrico (de tipo FE07) instalado sobre cada eje, por lo cual el RS Q e-tron tiene tracción a las cuatro ruedas. Este propulsor emplea la última especificación usada por Audi en Fórmula E. En su versión para rally raid, pesa 33 kilos y genera aproximadamente 250kW de potencia.

La batería, de ion litio se compone de 13 módulos y cada uno tiene 266 celdas.  Su capacidad es de 52kWh, pesa 375 kilos y su desarrollo es el resultado de una sinergia entre Audi y un proveedor externo.

Audi Sport no indica cifras de rendimiento de la unidad de potencia híbrida, pero la combinación de los dos motores eléctricos principales arroja una potencia total superior a 500kW.

Nueva conquista técnica de Audi

“Fuimos los primeros en ganar LeMans con tecnología limpia y ganamos en Fórmula E. Ahora queremos cambiar los raid con nuestra tecnología, tal como cambiamos el rally con el Audi Quattro”, dijo Julius Seebach, Director General de Audi Sport.

“Es el vehículo de competición más complejo que hemos construido nunca. Es más complejo que el LMP1 (del WEC). Con él queremos seguir la leyenda del Audi Quattro en ralis”, explicó el Jefe del Programa Audi Dakar, Andreas Roos.

Por su parte, Sven Quandt, Director del equipo Q Motorsport (convocado por Audi Sport para atender la logística del raid Dakar en su debut en esta disciplina), dijo “es uno de los autos más complejos que he visto en mi vida y, en general, siendo un debut, los ingenieros no saben bien qué esperar, así que cruzar la meta ya será un éxito”.

Según los ingenieros, los principales retos a enfrentar son conseguir un nivel suficiente de fiabilidad y consistencia mecánica, así combinar armónicamente el rendimiento que generan los motores eléctricos sobre cada eje para impulsar el vehículo. Para esto último, a falta de un sistema de transmisión, Audi Sport creó un complejo sistema de gestión electrónica.

Durante la primera etapa del raid Dakar, las tres unidades RS Q e-tron tuvieron problemas de navegación que les hicieron perder tiempo y prácticamente les quitaron toda oportunidad de victoria, pero luego el tren de mando dio muestras de máxima solidez y resistencia.

El punto débil pareciera, por el momento, la fragilidad de las suspensiones, especialmente la trasera, tras presentarse varias roturas que los retrasaron.

En la quinta etapa del Dakar, Sainz Sr., ratificó el buen rendimiento del paquete al llegar en tercer lugar, a pesar del tiempo perdido a causa de la rotura de un amortiguador trasero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *