fbpx

Fiat se despide del emblema “Uno”

En la víspera de cumplir cuarenta años de historia.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Fiat Brasil, subsidiaria suramericana de la marca italiana del Grupo Stellantis, confirmó que, al terminar el presente año, dejará de usar definitivamente el emblema Uno y no producirá más este icónico modelo.

Con el fin de despedir adecuadamente a un modelo fundamental en su historia, Fiat Brasil fabricará una edición especial de 250 unidades denominadas Fiat Uno Ciao; las cuales estarán debidamente numeradas y se destinarán en exclusiva al mercado brasileño.

El Fiat Uno Ciao se caracteriza por su color específico Gris Silvestone. Tiene rines de 14”, emblemas especiales, elementos decorativos en color negro, techo solar de vidrio y diversas características propias a nivel de presentación y equipamiento.

En lo que respecta a dotación mecánica y de accesorios, el Uno Ciao presenta el estándar más alto del modelo en Brasil. Su dotación incluye una placa especial que lo define como “la historia de una leyenda”.

El término “ciao” es de origen italiano y se usa como saludo, tanto al llegar como al despedirse, por lo cual se consideró ideal para darle un adiós al modelo.

Una historia de éxito

La presentación del Fiat Uno Ciao cierra un ciclo de 37 años de historia del emblema Fiat Uno en Brasil, que dio nombre a dos generaciones técnicas de vehículos.

Los primeros Uno comenzaron a producirse en Minas Gerais en agosto de 1984 y la denominación se cambió a Fiat Mille a partir de 1994, cuando se adoptó la generación de minimotores Fire, fabricada por Powertrain en Brasil.

A lo largo de 37 años de producción, el Uno llevó una gran cantidad de motores, entre los que destacan el 1000cc y el 1600cc, incluyendo unidades Fire fabricadas por Powertrain en Brasil.

En 2009, Fiat Brasil presentó la nueva generación, denominada Fiat Novo Uno, que prolongó el éxito, gracias a una modélica carrocería colocada sobre la base estructural modificada del Palio.

El Uno original, en Brasil, convivió con su teórico reemplazo, el Palio (que apareció en 1996) hasta 2013, cuando dejó de producirse. También convivió comercialmente con otros dos teóricos intentos de relevo, el miniauto Fiat Mobi y el propio Novo Uno.

Con las dos generaciones del Uno, Fiat Brasil ganó estatura industrial y técnica.  Fue el primer modelo de bajo precio en usar check panel digital (1987) y aire acondicionado (1994), impuso en Suramérica los motores de baja cilindrada y la generación Novo Uno impuso una innovadora serie de elementos hechos con base en polímeros provenientes del reciclaje.

La producción de las dos generaciones del Fiat Uno en Brasil totalizó 4.379.356 unidades, por lo que es, a la fecha, el modelo más importante industrialmente de la empresa.

Casi cuatro décadas de referencia

El Fiat Uno se presentó en enero de 1983 en Cabo Cañaveral, EE. UU. como reemplazo del exitoso Fiat 127, que junto al Renault R5 creó la revolución europea en torno a los autos urbanos “supermini” de tracción frontal.

El diseño del Fiat Uno lo desarrolló Giorgetto Giugiaro, quien logró un notable éxito que se convirtió en referencia dentro de la concepción de autos subcompactos a nivel mundial.

En Europa, el Uno pronto se convirtió en referente y se fabricó en versiones de tres y cinco puertas, recibiendo un rediseño en 1988. Su éxito le permitió convivir durante tres años con su teórico reemplazo, el Fiat Punto y dejó de producirse en 1995, tras fabricarse 6.032.911 unidades.

En su versión europea, el Fiat Uno llegó a tener motores entre 750 cc y 1.300 cc, incluyendo los de generación Fire y una interesante unidad turboalimentada con inyección eléctrica. También popularizó el uso de motores Diésel en vehículos pequeños, expandiendo el éxito logrado por el 127 y llegó a emplear transmisiones de tipo CVT, siendo pionero en su segmento.

En Brasil, el Uno se desarrolló sobre la plataforma estructural del 147 (versión suramericana del Fiat 127), por lo que su carrocería fue ligeramente diferente en su manufactura, manteniendo la apariencia de su homólogo europeo.

El Uno brasileño fue la base de la expansión suramericana de Fiat. Se produjo en una versión con baúl independiente, denominada Prémio (exportada a Europa y otros países con el nombre Duna), en una versión comercial llamada Fiorino y en forma del mini pick-up: Fiorino Pick Up.

Además de ser fabricado en Italia y Brasil, el Uno fue ensamblado en otros establecimientos fabriles de Fiat, en países como Polonia, Turquía o Venezuela y la empresa concedió licencias para que otras firmas produjeran versiones propias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *