fbpx

Falleció el constructor británico Frank Williams

Fue el hombre que llevó a Juan Pablo Montoya a la Fórmula 1.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

El empresario británico Francis “Frank” Owen Garbett Williams, fundador del equipo de carreras Williams Racing y del grupo tecnológico que lleva su apellido, falleció en un hospital, en Gran Bretaña, a los 79 años.

La noticia la divulgó a través de un comunicado la familia Williams y el equipo Williams Racing, quienes confirmaron que “ingresó el pasado viernes y expiró tranquilamente el domingo (28) en la mañana, rodeado por el afecto de los suyos”.

Williams se retiró hace varios años de la vida comercial y su familia vendió el año pasado la escudería al consorcio financiero Dorilton Capital.

Legado de trabajo y tenacidad

Williams se inició en el mundo de las carreras con poco más de 20 años y tuvo la intención de ser piloto de autos, pero pronto descubrió en sí mismo más aptitudes como constructor de autos de competencia.

Su primer intento como dueño de equipo, Williams Grand Prix Engineering, sufrió un duro revés en 1969 cuando falleció en la pista su amigo y piloto Piers Courage, pero el empresario asimiló el golpe y siguió adelante.

Los inicios de Williams como constructor de monoplazas de Fórmula 1 y dueño de equipo no fueron fáciles, debido a las grandes carencias de todo tipo que enfrentó.  Pudo salir adelante gracias al aval de auspiciantes como el argentino Alessandro De Tomaso, la fábrica de autos Iso, el empresario Piero Rivolta o el magnate petrolero canadiense Walter Wolf.

A finales de 1976, Walter Wolf decidió disolver su asociación con Williams, con el fin de crear su propio equipo de carreras, por lo que el empresario británico decidió seguir adelante de manera independiente y bajo la razón social Williams Racing.

Un punto de inflexión en la vida de Williams se registró en marzo de1986, cuando sufrió un grave accidente de tránsito mientras regresaba de unas pruebas privadas en Paul Ricard, Francia, en un auto de alquiler, junto a su amigo, el periodista Peter Windsor. Desde entonces, Williams quedó cuadripléjico y su existencia quedó confinada a una silla de ruedas.

De la sencillez al éxito en una década

Con la llegada de importantes auspiciantes árabes, Williams y su equipo terminaron la década de los 70 en una posición prometedora. En 1979 el constructor logró su primera victoria y ese mismo año, con el australiano Alan Jones, se involucró por vez primera en la lucha por el título.

En 1980, con Jones al volante y con el respaldo del diseñador Patrick Head, Williams conquistó sus primeros títulos mundiales de piloto y constructor. Al año siguiente sumó su segundo título como constructor y casi logra añadir otro de pilotos.

A lo largo de su trayectoria en el deporte, Frank Williams y su equipo lograron el título mundial de Fórmula 1 con siete pilotos; el australiano Alan Jones (1980), el finlandés Keijo “Keke” Rosberg (1982), el brasileño Nelson Piquet (1987), el británico Nigel Mansell (1992), el francés Alain Prost (1993), el británico Damon Hill (1996) y el canadiense Jacques Villeneuve (1997).

Williams también ganó títulos mundiales gracias a sus asociaciones con fabricantes automotrices, como Honda y Renault. Antes ganó títulos y carreras con motores Ford Cosworth preparados por John Judd. Después mantuvo una exitosa asociación con BMW Motorsport, pero sin lograr títulos.

Desde la cima hasta la supervivencia

Tras finalizar la sociedad con BMW en 2005, Williams también tuvo que afrontar la pérdida de importantes patrocinadores y reducir sustancialmente sus presupuestos para correr. En consecuencia, el británico tuvo que usar motores menos potentes, proporcionados por Cosworth o Toyota para mantenerse en la Fórmula 1.

Para 2009, Williams volvía a formar parte de los equipos que luchaban por la supervivencia, pero con la tenacidad de siempre, regresó a las posiciones medias de la parrilla, recuperando en 2012 su antigua y exitosa relación con Renault antes de cerrar en 2014 un trato de suministro de motores con Mercedes-Benz Motorsport, que aún se mantiene.

Cuando Mercedes Benz Motorsport se convirtió en proveedor de Williams, este comenzó a acusar el efecto de la edad. En consecuencia, comenzó a delegar paulatinamente la gestión de su emporio a su hija Claire, quien lo reemplazó de manera definitiva a partir de 2018 y se encargó de vender la empresa al grupo inversionista Dorilton Capital en 2020.

En los últimos años, la salud de Frank Williams (cada vez más afectado por su edad y su condición de cuadripléjico) se debilitó visiblemente, lo que aumentó sus visitas al hospital. Su última aparición en público se registró a mediados de 2021, en el Grand Prix británico realizado en Silverstone, justamente donde logró su primer triunfo como constructor en 1979.

Apoyo ilimitado a los suramericanos

A diferencia de otros equipos británicos, Frank Williams siempre se mostró abierto a tener presencia latinoamericana en su equipo. Entre sus primeros pilotos de la región estuvo el brasileño José Carlos “Moco” Pace, al cual siguieron otros.

En 1980, Williams asumió como segundo piloto al argentino Carlos Reutemann, quien estuvo a punto de ganar el título en 1981, justo en medio de las grandes presiones que generó el conflicto bélico que mantenían Argentina e Inglaterra por la soberanía de las islas Malvinas.

Más tarde, en 1983, Williams accedió a dar su primer test en Fórmula 1 al debutante brasileño Ayrton Senna Da Silva, quien falleció trágicamente al volante de uno de sus autos en 1994.

En 1986 otro brasileño, el carioca Nelson Piquet, se unió a la corte, ganando un título mundial de pilotos y dos de constructores.

Otros suramericanos que condujeron para Williams fueron los brasileños Antonio Reginaldo Pizzonia, Bruno Senna y Rubens Barrichello.

También abrió sus puertas a los bolivarianos

Williams fue un importante puntal deportivo para el bogotano Juan Pablo Montoya, a quien dio su primer test en Fórmula 1, antes de permitirle debutar en la categoría en 2001.

Con Montoya, Frank Williams recuperó los niveles de competitividad de otros tiempos y solo la infinita superioridad de la dupla compuesta por Scuderia Ferrari y Michael Schumacher impidió al bogotano revindicar el título mundial con el equipo británico y los motores BMW.

En 2011, Williams también le dio la oportunidad al venezolano Pastor Maldonado de ser titular en Fórmula 1, rol que el de Maracay desempeñó por tres temporadas, gracias al potente auspicio de la petrolera estatal PDVSA.

Las dos últimas victorias de Frank Williams como constructor las conquistaron Juan Pablo Montoya (GP de Brasil 2004) y Pastor Maldonado (GP de España 2012). Luego, Felipe Massa estuvo muy cerca de ganar para el team británico en tres ocasiones (Abu Dhabi 2014, Gran Bretaña 2015 y Azerbaiyán 2017).

Williams es el tercer equipo más antiguo de la Fórmula 1 y el tercero más importante por cantidad de victorias. Es el segundo con más títulos de la historia (16), superado solo por Scuderia Ferrari.

Al despedir al gran constructor, el ambiente de las carreras le recuerda por su tenacidad, su constancia y su capacidad de adaptación a cualquier circunstancia.   También se le recuerda como un hombre de palabra y como un dueño de equipo que siempre se ocupó de dejar claro que el auto (sus autos) importaban más que los pilotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *