fbpx

Tesla listo para entrar a las grandes ligas de producción

Desea estar en ese selecto grupo en 2023, para celebrar su 20º aniversario.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Tesla, especializada en la producción y venta de vehículos eléctricos (EV), está lista para entrar en el pequeño grupo de fabricantes mundiales de automóviles capaces de producir más de un millón de unidades al año.

La crisis global que sufre la industria automotriz debido al déficit de chips y microprocesadores obligó a Tesla a modificar sus planes de producción, haciendo hincapié en sus modelos más vendidos y recientes; es decir, el sedán Model 3 y el utilitario Model Y. En todo caso, se prevé que la situación comience a superarse en 2022.

Según números suministrados por la propia Tesla, a pesar de las dificultades planteadas por la pandemia y la escasez de chips, la firma pudo superar la marca de 500.000 unidades fabricadas en 2019 y 2020, por primera vez en su historia.

Igualmente, pese a las limitaciones, Tesla apunta cerrar 2021 con un nuevo récord industrial, pues se confirma la fabricación de casi 620.000 vehículos en el acumulado del año y las proyecciones señalan que la empresa podría cerrar el próximo diciembre con una producción anual cercana a 800.000 unidades.

Todavía hay plantas por inaugurar

Los números de producción de Tesla se apoyan principalmente en la actividad industrial que realiza la factoría original de Palo Alto, California, y la de Freemont, donde se concentra la producción de los Model 3 y Model Y. Las cifras aportadas incluyen los volúmenes de Giga Shanghái, instalación ubicada en la homónima ciudad china.

Para 2023, cuando Tesla espera celebrar por todo lo alto sus primeros 20 años de historia, se planea añadir a las capacidades productivas de Freemont, Palo Alto y Shanghái, las de Berlín (Alemania) y Texas (EE. UU.) En todo caso, estas dos nuevas plantas tardarán un poco en lograr un volumen significativo de producción.

Según datos oficiales, la capacidad instalada de Tesla en Palo Alto es de 100.000 vehículos al año, mientras Freemont puede producir algo más de medio millón. Por su parte, Shanghái aporta otras 450.000 unidades y se calcula que la capacidad de Giga Berlín es similar a la de Freemont.

Tesla Model X

Basados en los datos de capacidad instalada y usando diversas curvas matemáticas, algunos especialistas predicen que para 2022 Tesla operará al 100% de su capacidad en Palo Alto, al 90% en Freemont y al menos al 50% en Shanghái.

Así mismo, se espera que, al iniciar su actividad industrial el próximo año, Giga Berlín pueda operar al 20%. La sumatoria de estos estimados predice una producción total de 1,3 millones de unidades en 2022.

En igual sentido, la activación de Giga Texas, en la localidad de Austin, y la expansión de la actividad industrial en Shanghái y Berlín, debería permitir a Tesla (al menos según las proyecciones de la empresa) rondar los dos millones de unidades fabricadas en 2023.

Portafolio de productos en expansión

Además del incremento de su capacidad industrial instalada y operativa, Tesla confía en alcanzar sus metas de producción y ventas debido a otra razón: la ampliación de su portafolio de productos.

Recientemente, Tesla confirmó que su pick-up EV de tamaño estándar Cybertruck comenzará a producirse en 2023 y aunque, en principio su comercialización parece que se limitará a EE. UU. y Canadá, se espera que contribuya a aumentar significativamente el movimiento industrial.

Otro modelo, un roadster deportivo, también parece listo para entrar al mercado en 2023, pero a diferencia de otros vehículos de su portafolio, Tesla no tiene mayores expectativas industriales en este producto.

Un futuro modelo que genera mucha expectativa es el Model 2, que significará el ingreso de Tesla al segmento de los subcompactos. Se espera que este vehículo se fabrique principalmente en Shanghái a partir de 2023 y es casi un hecho que tendrá la misma exitosa acogida del Model 3.

Tesla también aspira ingresar a otros segmentos, como el de camiones de arrastre (tractocamiones), teniendo ya una propuesta denominada Semi, cuya versión de producción en serie podría llegar al mercado hacia 2023.

Hasta ahora, la marca hace hincapié en la oferta de vehículos de tipo tradicional, como el sedán mediano Model S y el compacto Model 3, pero comienza a entrar en segmentos realmente “calientes” de la industria automotriz, como el de los crossover compactos, con el Model Y.

Futuro muy promisorio

Tesla Model Y

Considerando la forma en que Tesla evolucionó el Model Y a partir del Model 3 y el poco tiempo que tardó en sacarlo al mercado, no se descarta considerar que la firma haga un nuevo derivado crossover a partir del inminente Model 2 de tamaño subcompacto.

También es factible que, luego del interés generado por la Cybertruck de tamaño estándar, Tesla desee añadir una segunda pick-up a su línea, pero de tamaño compacto; sin embargo, eso por ahora es solo especulación.

La oferta actual ya cuenta con un SUV mediano, el Model X, cuya producción volverá a incrementarse (como la del Model S) en la medida que se superen las limitaciones impuestas por la crisis en el suministro de microprocesadores.

Además de sus planes de expansión fabril, Tesla proyecta aumentar su producción de baterías en Nevada. Adicionalmente, la empresa tiene una sexta instalación en Nueva York, donde produce celdas solares y expandirá su red de recarga Supercharger, tanto en EE. UU. como en sus mercados principales; es decir, Europa, Japón y China.

Con una producción calculada para 2023 por encima de los 1,6 millones de unidades, Tesla entraría al top 10 mundial de fabricantes de autos, valorando solo su volumen. Ese nivel de producción superaría al de marcas muy reconocidas, como Mercedes-Benz, BMW y Audi, duplicando las cifras de firmas como Skoda, Dacia, Jeep y Seat, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *