fbpx

Proponen un remolque que puede recargar un EV

Una propuesta que combina el camping con la movilidad eléctrica.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Una empresa de Colorado (EE. UU.) acaba de lanzar al mercado un novedoso remolque que, además de permitir acampar con mucha comodidad, puede recargar las baterías del auto eléctrico (EV) que lo impulse.

El dispositivo recibe el nombre de Boulder (en honor a pequeña ciudad del estado de Colorado) y lo fabrica allí la firma Colorado Teardrops, que lo ofrece a la venta.

Al afirmar ser “una empresa familiar al pie de las Montañas Rocosas, que actualmente emplea a 18 artesanos y artesanas locales”, Colorado Teardrops cree tener la respuesta definitiva a los problemas de autonomía que impiden hacer excursiones largas con un EV.

El Boulder mide poco más de 2,5 metros de largo y permite, al desplegarse, que cuatro personas adultas duerman en su interior, al recurrir una cama matrimonial y dos literas plegables.

El remolque tiene forma de lágrima y, en principio, solo se ofrece en color blanco, pero su fabricante ofrece la posibilidad de combinarlo con el color del EV que lo transporte.

Además, el Boulder resulta muy ligero como para que lo arrastre un EV de tamaño compacto, como podría ser un Tesla Model 3 o algo similar.

El vehículo equipa una cocina, una nevera y un pequeño horno. Carece de baño, pero tiene un pequeño tanque de agua.

Los artefactos eléctricos del Boulder pueden activarse con la energía que almacena el propio vehículo o conectando éste a una red de suministro de corriente externa, como las que existen en algunos parqueaderos diseñados para excursionistas con remolques.

Estructura ingeniosa

El producto de Colorado Teardrops se construye sobre un bastidor metálico, entre cuyos rieles se instala un juego de baterías de 75kWh que, actualmente, permite suministrar energía a vehículos como el Nissan Leaf (40kWh) o el Ford Mustang Mach-E (88kWh).

La batería se puede recargar a través de un cable que se conecta a una toma de corriente de 110v, pero también se incluye un adaptador que le permita recargarse en los puntos convencionales que se encuentren en la ruta.

El fabricante no divulga el tiempo de recarga, pero puede estimarse que este es parecido al de un EV de similar capacidad; es decir, unas ocho horas si se conecta a una red de electricidad 110v o unas dos horas para alcanzar el 80% de la carga, si se emplea una red de recarga rápida.

Sobre el juego de baterías se instala la estructura del remolque, que es muy ligera y se compone de plástico y aluminio en su mayoría.

El acumulador portátil equipa luces de tráfico y tiene todo lo necesario para ser usado legalmente en vías públicas, como un tráiler normal.

La propuesta de Colorado Teardrops pretende obviar la dificultad que actualmente existe en encontrar redes de recarga e impide realizar viajes largos con un EV.

Según los voceros de la empresa fabricante, el Boulder permitirá trasladarse hacia un lugar vacacional remoto con la energía acumulada en las baterías del EV que lo remolque y luego de acampar, recargar el EV con la energía que contienen sus baterías con el fin de regresar a casa o llegar a un punto de recarga.

Colorado Teardrops, que también fabrica remolques ligeros tradicionales, ofrece el remolque Boulder por US$45.000 y busca distribuidores para aumentar su producción y poder venderlo a nivel nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.