fbpx

El zorro de Nissan tiene una “Z” mayúscula

La marca japonesa presentó formalmente su nuevo “auto Z”.

Por: Julián Afonso Luis /@JAL69 (Twitter)

En 1969 la firma japonesa Nissan (que entonces usaba la marca Datsun en sus productos de exportación) presentó un notable cupé llamado Fairlady Z (240 Z para los mercados occidentales) que impuso nuevas pautas en el segmento de los autos deportivos de precio módico.

El éxito comercial del 240 Z y su brillante diseño e ingeniería, le convirtieron en un ícono, que evolucionó a lo largo de los años y de seis generaciones técnicas.

El buen precedente dejado por el 240 Z original y las seis generaciones de lo que acabó convirtiéndose en el “Z Car” de Nissan, levantó todo tipo de expectativas en el ambiente automovilístico cuando la marca insinuó que podría llegar una 7ª entrega. Esta, luego de innumerables especulaciones, finalmente se mostró hace poco en Nueva York (EE. UU.)

Basta una sola letra

Lo primero que llama la atención del nuevo Nissan es que, a diferencia de las seis entregas anteriores, en esta ocasión la letra Z se presenta sola, sin asociarse con ningún número. Así, el Nissan Z es toda una evocación al pasado que alude claramente al impacto y peso que con los años alcanzó el “Z Car” de la marca nipona.

Estéticamente, el Nissan Z podría considerarse una actualización a los cánones vigentes del icónico diseño original del 240 Z de 1969, si se lo mira de frente o de costado. El extremo trasero recuerda al exitoso 300 ZX de los años 80 y el perfil musculoso de los pasos de rueda traseros y del paral posterior evocan a los 350 Z y 370 Z de quinta y sexta generación.

Tal como el generador de la zaga, el Nissan Z es un estricto cupé hatchback con una gran puerta posterior que incluye un cristal de caída diagonal. El diseño general es prácticamente el mismo que la propia Nissan anticipó hace un año en su show car Proto Z.

Más interesante aún que su espectacular diseño, resulta su planteamiento de ingeniería, que recurre a la receta tradicional de los autos deportivos de siempre.

El Nissan Z usa un motor V6 con doble turbo, que desplaza tres litros y genera un caballaje de 405 hp. Igual de impresionante es la cifra de torque, 470 Nm, y también es interesante verificar que (tal como los anteriores “Z Car”) tiene tracción trasera.

Durante el evento de lanzamiento, los voceros de Nissan explicaron que el nuevo Z recurre a una versión evolucionada de la plataforma de ingeniería que usó su antecesor, el 370 Z, siendo dimensionalmente equivalente a este, pero con una carrocería totalmente nueva y específica.

Un solo auto con muchas opciones

En principio, el Nissan Z se ofrecerá en una única versión de equipamiento y dotación, pero la marca propone además la edición Proto Spec, que se acerca todavía más al show car Proto Z. Esta versión tiene ruedas en color bronce y mordazas de frenos en color amarillo, además de otros elementos diferenciadores exteriores e interiores.

Es posible optar por dos niveles de ajuste mecánico en lo que se refiere al rendimiento, denominados Sport y Performance. El primero se enfoca en las prestaciones y el otro en mejorar aún más el buen desempeño básico y la dotación interior.

Según el nivel de ajuste elegido, el auto puede usar rines de 18” o 19”.  En el primer caso, las llantas son Yokohama Advan Sport y en el segundo caso, son Bridgestone Potenza S007.  La medida anunciada es de 255/40 en el tren frontal y 275/35 en el tren posterior.

El tren de mando se acopla a una transmisión manual de seis velocidades, con palanca en el piso, que se espera sea la de mayor demanda; sin embargo, se ofrecerá una transmisión automática de nueve velocidades. Si se elige la configuración Performance, ambas transmisiones tendrán Launch Control.

Inicialmente, el Nissan Z pretende ser un deportivo crudo, en el que la experiencia de conducción sea lo más pura y “vieja escuela” posible, pero en nombre de la seguridad activa se incluyen ayudas al manejo, como el control de crucero adaptativo, el sensor para ángulo muerto, la detección automática de peatones con freno de emergencia o el auxiliar para cambio de carril.

Retro-futurista

El interior del Nissan Z es una clara evocación a la primera generación del Z Car y por ello el tablero de instrumentos incluye un panel que se ilumina con tres relojes, mientras en la parte superior de la porción central hay tres instrumentos analógicos que recuerdan claramente a los Z del pasado. Son el cuadrante de la presión del turbo, el medidor de la velocidad de giro de la turbina y un voltímetro.

La parte central del tablero de instrumentos, en lo que podríamos llamar la zona superior de la consola, incluye una pantalla de infoentretenimiento que, según la versión, puede ser de 8” o 9”.

Lógicamente, el nuevo Z tiene capacidad para solo dos pasajeros. No se contempla la producción de ninguna versión con carrocería 2+2, como existió en las primeras tres generaciones. Tampoco se prevé crear un convertible, al menos en principio.

De acuerdo con la versión elegida, la tapicería puede ser de tela o cuero y las butacas tienen un marcado aspecto deportivo, que recuerda a otros Nissan de alto rendimiento, como el actual GT-R.

Se ofrecen tres acabados de pintura plana y seis posibilidades de pintura bicolor, inicialmente. En esta última, el techo siempre será de color negro y las tonalidades se denominan Blanco Everest, Amarillo Ikazuhi, Azul Seira, Rojo Pasión, Plateado Bright Silver y Gris Boulder.

Mayor rigidez y maniobrabilidad

Los ingenieros de Nissan afirman que los cambios introducidos a la plataforma del 370 Z buscan sobre todo aumentar los niveles de rigidez estructural. Además, las suspensiones son totalmente nuevas, así como el sistema de dirección, que ahora es de tipo asistido.

Por el momento, Nissan no revela datos de rendimiento del nuevo modelo, limitándose a anticipar que su aceleración es “15% superior” a la del 370 Z previo.  La velocidad máxima debería rondar los 270 km/h y la aceleración desde 0 a 100 km/h podría estar en torno a 4”.

En lo que respecta al mercado, está claro que el principal objetivo es atacar al nuevo Toyota GR Supra, sobre todo en Japón. Ello también lo hace rival del BMW Z4 para efectos del mercado euro, donde están los Alpine A110 y Porsche 718, en cuya categoría de precio debería situarse. Sin embargo, su llegada a Europa está comprometida por las regulaciones ambientales determinadas por la CEE.

A efectos del mercado estadounidense, que se espera sea el más importante en término de volumen de unidades, además de los rivales mencionados, se podrían añadir los cupés de alto rendimiento Ford Mustang GT, Dodge Challenger y Chevrolet Camaro, en sus versiones con motor V8.

Durante el lanzamiento, Nissan no dio ninguna información sobre el precio, pero a la vista de los rivales mencionados, este debería estar entre los USD 45.000 y USD 50.000, dependiendo del equipamiento opcional elegido.

Zaga que se hizo leyenda

La primera generación del “Z Car” nació en Japón con el nombre Fairlady Z en 1969 y casi de inmediato comenzó la exportación, con el nombre Datsun 240 Z.  En este caso la sigla señalaba el desplazamiento del motor, que era de seis cilindros en línea.

1973: un incremento de cilindrada dio vida al 260 Z, que agregó una versión 2+2 con cuatro puestos. En 1977 otro aumento de cilindrada permitió configurar el 280 Z, que añadió gran cantidad de accesorios de imagen y conveniencia.

En 1979, Nissan presentó la segunda generación del “Z Car”, con la pretensión de darle más características de Gran Turismo que de auto deportivo. A tal efecto, el auto se denominó Datsun 280 ZX y pronto apareció una versión con turbo.

Para 1984, Nissan abandonó la denominación Datsun y presentó la tercera entrega del “Z Car”, con un diseño totalmente nuevo y un motor agrandado a tres litros, que se denominó 300 ZX y mantuvo la versión turboalimentada.

En la cuarta entrega se devolvió al “Z Car” sus emblemas de auto deportivo e incorporó un cargamento de tecnología, envuelto en formas ovaladas y proporcionadas.  Este auto mantuvo el nombre Nissan 300 ZX y la versión Turbo incorporó dos turbocargadores, que aumentaron la potencia a 300 hp. Cuatro ruedas motrices, una suspensión muy mejorada y otras amenidades tecnológicas acabaron por definir la receta.

El Nissan 370Z parecía el punto final

La quinta entrega eliminó definitivamente la X y con ella suprimió los elementos de auto Gran Turismo que tenía la anterior generación. Se presentó a finales del siglo pasado tras un breve receso y se denominó 350 Z, añadiendo la versión convertible. Una profunda evolución lo convirtió en el 370 Z, que también se desarrolló en cupé y convertible.

Cuando Nissan dejó languidecer el 370 Z hace un par de años, pareció que la zaga del “Z Car” llegaba a su fin, por lo cual los aficionados al producto manifestaron su pesar. En consecuencia, Nissan comenzó a sondear el mercado para determinar si existía demanda para una séptima generación y, en caso de una respuesta positiva, establecer cómo debería concebirse.

El resultado de los estudios de mercado de Nissan y de la interpretación que la marca apropió de las sugerencias de los anteriores propietarios del “Z Car” dio como resultado el nuevo Nissan Z que, en principio, recibió los mejores comentarios de la prensa especializada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *