fbpx

Venden el atelier de los “customizers”

Se trata del famoso taller de George Barris, en Hollywood.

Por: Julián Afonso Luis /@JAL69 (Twitter)

Una nota publicada por el matutino The Angeles Times reseña que una empresa inmobiliaria ofrece en venta el lugar donde por muchos años estuvo establecida la empresa de modificación de automóviles Barris Kustom Industries.

El local (situado en la avenida Riverside Drive, al norte de Hollywood, en California) mide 10.000 pies cuadrados (930 m2) y ocupa un lote de terreno de 18.000 pies (1.670 m2).

El complejo se encuentra parcialmente operativo. Aunque el taller dejó de funcionar, hay una sala de exposición que contiene varios autos y otras instalaciones.

El precio solicitado por todo el complejo es de US$ 3,395 millones y se espera que los nuevos propietarios demuelan la infraestructura y usen el terreno para desarrollos inmobiliarios, en vista de su céntrica ubicación.

Aquí nació el Batimóvil

Barris Kustom Industries fue creado por los hermanos Sam y George Barris, quienes se mudaron a Riverside Drive luego de que su primer establecimiento (situado en Lynwood) se incendiara.

Se afirma que Sam Barris fue quien eligió el nuevo destino, por encontrarse en un lugar estratégico de North Hollywood, entre Universal Studios y los estudios Warner Brothers.

Para cuando los hermanos instalaron Barris Kustoms, a inicios de los años 60, ya tenían una bien ganada fama por sus modificaciones automotrices.

Inicialmente, Sam y George Barris instalaron un taller de reparación y pintura de carrocerías para autos, pero pronto encontraron un buen negocio modificando automóviles para clientes que deseaban conducir algo diferente.

Cuando los hermanos Barris comenzaron a modificar autos por negocio, estaba muy de moda la práctica del Hot Rod, es decir, recuperar autos viejos desechados y modificarlos para competir en carreras, añadiendo motores muy potentes y quitando piezas a las carrocerías que eran prescindibles.

Sobre esa base, los hermanos Barris apuntaron al espectáculo, al exhibicionismo, usando llamativos acabados de pintura y modificando las carrocerías y los autos de tal forma que resultaba difícil reconocer su marca y modelo original. El rendimiento quedaba en segundo plano.

Para promocionar sus trabajos, los hermanos Barris participaban en concursos de exhibición y pronto recibieron encargos de diferentes actores de Hollywood, que deseaban autos modificados. Entre ellos estaba James Dean, cuyo Porsche fue convertido por Barris en “el pequeño bastardo”.

Entre los trabajos más famosos que desarrollaron los Barris en Hollywood están los autos usados en la teleserie The Munsters (La Familia Munster, en Latinoamérica), los Ford Mustang modificados para los cantantes Sonny And Cher, y varios vehículos usados en la teleserie Batman, incluyendo el famoso Batimóvil original.

Preservar un legado

Sam Barris falleció en 2001 y su hermano George trabajó en el taller hasta 2015, cuando murió en la víspera de cumplir 90 años. En ese momento sus hijos decidieron cerrar Barris Kustom Industries, pero dejaron abierta el área de exhibición para guardar y mostrar los autos que conservaban Sam y George.

Si bien los locales de North Hollywood desaparecerán y con ellos todo lo que era Barris Kustom Industries, el trabajo de los hermanos modificadores se preservará.

Para tal efecto, todos los enseres que ahora están en exhibición en Hollywood se llevarán a una nueva localidad en Oxnard, Ventura, también en California. Esta nueva instalación se abrirá oficialmente al público y operará como un museo formal.

Aún no se define el nombre de futuro museo, pero se confirmó que uno de los varios autos que se exhibirá será un Batimóvil. El original fue subastado por Barris antes de fallecer, al igual que otras unidades preparadas para la serie, pero el modificador creó una adicional, usando los mismos planos y moldes.

El museo también incluirá las numerosas fotos que Sam y George Barris se tomaron junto a sus creaciones. Muchas de estas imágenes muestran a los hermanos junto a famosas estrellas de cine que en su momento pidieron autos modificados.

El trabajo de George y Sam Barris alcanzó fama mundial. Fue este último quien se ocupó de los diseños, mientras que George atendía a los clientes y coordinaba los trabajos de modificación. Con el tiempo, Barris se autoproclamó “el rey del Kustom” y así lo reconoce la posteridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *