fbpx

Quieren construir autopista para recargar autos eléctricos

Bastaría rodar a alta velocidad a través de ella para recargar la batería.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Un proyecto conjunto entre una universidad estadounidense y una empresa alemana, con apoyo de las autoridades de tránsito de Indiana (EE. UU.), evalúa la posibilidad de usar la fricción que genera un vehículo automotor al rodar en una autopista para que esta se convierta en energía eléctrica.

La propuesta sugiere que la fricción puede, efectivamente, generar suficiente energía para ser almacenada en las baterías de un vehículo eléctrico (EV) al circular sobre una autopista a velocidad constante.

Investigadores de la Universidad de Purdue, en West Lafayette, Indiana, trabajan en conjunto con la empresa alemana Magment GmbH para desarrollar un hormigón especial que, al recubrir una autopista, pueda generar electricidad que se transfiera a las baterías de manera inalámbrica.

El proyecto tiene el aval del Departamento de Transporte de Indiana (INDOT), que colabora en la investigación.

Cemento y piezas de reciclaje

Magment desarrolló una mezcla de hormigón que se puede magnetizar para generar electricidad por fricción. Dicho compuesto combina cemento con partículas magnetizadas.

Otro detalle interesante del desarrollo es que las partículas magnetizadas se obtienen a través del reciclaje de basura informática. Estos desechos incluyen elementos conductores de electricidad, como magnesio y cobre, que son usados en la mezcla.

Este proyecto es un verdadero paso hacia el futuro de la carga inalámbrica dinámica. El proyecto establecerá el estándar para la electrificación del transporte asequible, sostenible y eficiente“, señala Mauricio Esguerra, CEO de Magment.

Una primera fase del proyecto fue hacer pruebas con modelos a escala, dirigidos a control remoto sobre un pavimento recubierto con el hormigón desarrollado por Magment. Esta fase se cumplió en Alemania y posteriormente en Purdue.

La segunda fase prevé usar vehículos reales, en un ambiente controlado, con el fin de valorar los avances y el modo en que la electricidad generada por fricción se transmite a las baterías. Se prevé realizar esto en terrenos de la Universidad de Purdue.

A partir de los cálculos se espera establecer cuánto tiempo es necesario circular sobre una de estas autopistas para recargar el sistema de baterías.

Una de las propuestas del desarrollo sugiere usar el hormigón de Magment para mover a los vehículos que circulen sobre él, de tal forma que no consuman la energía acumulada en sus baterías.

El tercer paso sería desarrollar un terreno de pruebas real, usando una vía pública que habilitaría el INDOT. En esta fase se verificaría el impacto real de variables como el clima y el rendimiento según las horas del día.

También se quiere validar la vida útil de la autopista recubierta con el hormigón Magment, es decir, determinar cuánto durarán activos los materiales magnéticos empleados en el pavimento.

Deben demostrar su viabilidad en la realidad

Otro objetivo es valorar las condiciones que ofrece el hormigón Magment en términos de adherencia para las ruedas de los vehículos que las usen. Se debe lograr un asfalto que resulte tan firme como los recubrimientos tradicionales, para que no sea necesario adoptar medidas especiales de conducción.

También se contempla la posibilidad de usar la autopista Magment con comandos en el vehículo para que este se conduzca de manera autónoma a velocidad constante sobre el asfalto mientras dure la recarga.

En principio, la idea es usar camiones de carga y vehículos de transporte colectivo de gran tamaño, que puedan operar sin cambiar de canal y circulen uno tras otro de manera ordenada y a velocidad constante.

Uno de los factores a evaluar es el costo, pues se debe determinar si resulta más económico recargar vehículos con este sistema en vez de recurrir a la instalación de más puntos de recarga en las autopistas.

Una fortaleza de la idea de Magment y la Universidad de Purdue es que la autopista energética no consumirá energía. La electricidad que se genere provendrá exclusivamente de la fricción producida por los vehículos que circulen sobre ella.

También se considera una variante que “energice” la autopista, tras conectarla a una fuente externa que genere electricidad y la distribuya a lo largo del pavimento.  Esta fuente externa podría ser eólica o solar. En esta alternativa se podrían usar baterías de “segundo uso” descartadas de autos EV, que ya no puedan almacenar suficiente energía para los mismos.

Actualmente, Magment fabrica, distribuye y comercializa diferentes elementos para recargar de forma estática o dinámica vehículos de pequeño formato para operaciones industriales, como montacargas o remolques, así como para recargar electricidad de EV en estacionamientos, con los nombres comerciales MagCoil, MagDock y MagPack.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *