fbpx

Siguen las restricciones a los vehículos autónomos

El senado estadounidense acaba de rechazar un proyecto sobre el tema.

Por: Julián Afonso Luis /@JAL69 (Twitter)

Reuters informó que el senado de Estados Unidos insiste en mantener las serias restricciones que, en materia de circulación, impiden el uso de la tecnología totalmente autónoma en los vehículos producidos en serie que se matriculen en ese país.

De acuerdo con los especialistas, la presencia de tales restricciones persuade a la industria automotriz para no invertir en el desarrollo de la tecnología autónoma, debido a que no será posible amortizar esas grandes sumas de dinero con el uso de esta tecnología en vehículos de producción en serie.

Según Reuters, “el Comité de Comercio del Senado de Estados Unidos volvió a rechazar el miércoles los intentos de levantar las regulaciones para permitir el despliegue de miles de vehículos autónomos”.

El senador republicano John Thune propuso al Congreso de EE. UU.  reducir las restricciones al uso en vías públicas de vehículos autónomos e incluir eso en la activación de un plan de inversiones en materia de transporte público superficial, cuyo costo asciende a 78.000 millones de dólares.

La intención del senador era incentivar el uso de tecnología autónoma en la fabricación de vehículos de transporte masivo, para redes públicas, e incluir eso en un proyecto de ley relativo a las políticas vigentes de intercambio tecnológico con China que se acaba de aprobar.

La industria automotriz no está de acuerdo

Las reacciones a este nuevo rechazo del Congreso no se hicieron esperar y, en consecuencia, los sindicatos, las empresas automotrices y sus respectivos representantes legales, seguirán haciendo campaña contra tales restricciones.

Thune propuso también que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA) de EE. UU. otorgue exenciones en materia de impuestos para incentivar el uso de vehículos de transporte con tecnología autónoma, pero esta propuesta también fue rechazada.

Varias empresas automotrices, encabezadas por Tesla, opinan que un modo eficaz de reducir la cantidad de accidentes en las vías públicas es reemplazar el conductor humano por tecnología híbrida. Sin embargo, el Congreso no está convencido del nivel actual nivel de desarrollo de esa tecnología y por ello considera que no debe usarse en vías públicas.

Lo más cercano al proyecto de automatización en automóviles que avala el congreso norteamericano es el uso de auxiliares a la conducción que, mediante sensores y cámaras de seguridad, pueden evitar que un vehículo golpee a transeúntes u obstáculos sólidos, pero exige que estos vehículos operen con un conductor al volante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *