Renault le baja a la velocidad

Todos los modelos del fabricante tendrán un límite predeterminado.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

La multinacional francesa Renault Groupe decidió ampliar la seguridad de los vehículos que produce y por ello sus productos tendrán una velocidad máxima predeterminada, siguiendo el ejemplo de otros fabricantes.

El límite predeterminado será de 180 km/h y se aplicará en los nuevos vehículos de las marcas Renault y Dacia que la empresa introduzca a partir del último trimestre de 2021. Los autos de menores precios y prestaciones tendrían velocidades máximas por debajo de ese valor.

La noticia la dio el CEO de la firma, Luca Di Meo, durante una reunión general de accionistas realizada recientemente. El directivo anticipó también la introducción de otras características técnicas para aumentar el nivel de seguridad activa de los modelos.

Tendencia que se generaliza

Renault se une a la lista de fabricantes de vehículos que limitan voluntariamente la velocidad máxima que pueden desarrollar sus productos. Los primeros en hacerlo, hace ya casi dos décadas, fueron BMW, Mercedes-Benz y Audi, quienes acordaron fabricar autos limitados a 250 km/h.

Luego, otras empresas del Grupo VW (al que pertenece Audi) tomaron la misma decisión, con excepción de Lamborghini y Bugatti. Posteriormente, Volvo hizo lo propio y limitó la velocidad máxima de sus autos a 180 km/h.

En su anuncio, el Grupo Renault también anunció instalar un nuevo sistema de control de velocidad crucero de tipo “activo”, que podrá ser ajustado a voluntad por cada conductor, pero solo hasta el límite legal fijado en las vías donde circule.

Tal dispositivo se denomina Safety Coach y se podrá ajustar a un máximo de 160 km/h, siempre que el vehículo no transite por autopistas cuyo límite legal tenga un límite inferior.

El primer modelo Renault en incorporar el sistema Safety Coach y adoptar el límite máximo de velocidad a 180 km/h será el sedán compacto Megáne, que tendrá un motor totalmente eléctrico y cuya producción iniciará a finales de este año.

El Safety Coach además reducirá voluntariamente la velocidad configurada por el conductor si el auto toma curvas o en tramos sinuosos. También se acoplará a otro sensor, denominado Safety Guardian, que reducirá en forma automática la velocidad del vehículo si se detecta que el conductor retira ambas manos del volante.

“La velocidad excesiva causa más de la tercera parte de los accidentes mortales en todo el mundo. Por ello, todos los Renault y Dacia tendrán una velocidad limitada, además de incorporar sensores que permitan proteger al conductor y al auto del riesgo de circular a velocidad excesiva”, afirmó Di Meo.

Menos velocidad, más seguridad

Estudios realizados por Renault señalan que la mayoría de autos fabricados en el mundo rara vez superan los 160 km/h, incluso aunque mecánicamente sean capaces de hacerlo.

Otra precisión que agregó el directivo es que “producir y diseñar autos veloces es muy costoso y los estudios demuestran que solo un porcentaje muy pequeño de los modelos capaces de rodar a más de 180 km/h superan ese límite. La mayoría con capacidad de alcanzar velocidades superiores, nunca alcanzan su velocidad tope durante su vida útil; a su vez, el mayor porcentaje de los pocos autos que sí alcanzan esos límites están involucrados en accidentes graves”.

La empresa plantea una migración rotunda hacia la electrificación y muchos de sus productos seguirán orientándose al uso estrictamente urbano, por lo cual sus velocidades máximas serán sensiblemente menores a 180 km/h, tope que solo aplicará a los productos de mayor potencia y nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *