Audi se propone consumir menos agua en su proceso industrial

La marca alemana insiste en desarrollar actividades industriales sustentables.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

La empresa automotriz alemana Audi AG, perteneciente al Grupo VW, insiste en desarrollar una operación industrial totalmente sustentable y para ello se propone trabajar en varios aspectos, incluyendo la racionalización en el uso del agua.

Al conceder al agua su indudable importancia en el equilibrio ecológico, los voceros de Audi señalan que la empresa “incluyó el uso económico y eficiente del agua como un aspecto clave de su programa medioambiental “Mission: Zero”.

Uno de los objetivos de “Mission: Zero” es que el proceso industrial de Audi use la menor cantidad de agua posible y que esta no sea ni potable (o “dulce”), ni agua pura, sino agua tratada a partir de la que se haya usado previamente en el proceso industrial; es decir, únicamente aguas residuales.

Peter Kossler, del Consejo de Dirección de Producción y Logística de Audi, afirmó que “reduciremos drásticamente nuestro consumo de agua dulce y para 2035 reduciremos a la mitad el consumo de agua por cada vehículo que fabriquemos”.

El proyecto que desarrolla Audi prevé abastecerse de dos fuentes de agua: la lluvia y las aguas residuales que genere el propio proceso industrial. En ambos casos, se han desarrollado tratamientos especiales de purificación y, aunque el resultado no es apto para el consumo humano, sí cubre las necesidades del proceso industrial y evita recurrir a fuentes de suministro de agua “dulce”.

50% de ahorro en doce años

Al traducir el objetivo en números, Audi explica que actualmente producir un auto en cualquiera de sus fábricas exige un promedio de 3,7 m3 del preciado líquido.   El objetivo para 2035 es requerir solo 1,7 m3 y que para tal cantidad se use agua reutilizada.

Desde 2018, Audi invierte gran cantidad de tiempo y recursos en purificar sus procesos industriales, enfocándose en el uso del agua. Hasta ahora ha logrado reciclar en su actividad fabril el agua empleada previamente en el proceso industrial y también se minimizó el agua usada en las áreas de pintura, soldadura y control de calidad, pero desean ir más allá.

Un importante plan de inversión, que iniciará el próximo año, prevé optimizar los procesos de tratamiento químico de las aguas residuales. Entonces el agua usada en el proceso industrial puede reciclarse un grado mayor, para seguirse reutilizándose en la fabricación, pero además será posible usarla en labores de riego de áreas verdes, en procesos de limpieza y para alimentar la red de plomería de las áreas administrativas.

Además de desarrollar nuevos y más detallados tratamientos químicos y fitológicos (usando hongos, algas, parásitos y seres vivos) para purificar las aguas residuales, Audi pretende ampliar las capacidades que tienen sus plantas para recolectar el agua lluvia.

Según datos de Naciones Unidas, al menos una tercera parte de la población mundial (2.200 millones de personas) no tiene acceso al agua potable. En paralelo, en la medida en que la población mundial siga aumentando, habrá mayor demanda de agua. Para 2050 el planeta requerirá 55% más de agua que en la actualidad y los científicos advierten que esa demanda debe ser cubierta a través del tratamiento de las aguas residuales, en vez de seguir recurriendo a fuentes de suministro primario, como océanos, mares, ríos, icebergs y estanques naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *