Hyundai asume costoso recall en sus modelos EV

El llamado a revisión es para reemplazar las baterías de algunos modelos.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Hyundai Motor Group anunció un llamado a revisión (recall) para reemplazar las baterías de 82.000 vehículos eléctricos (EV), al hacerse evidente el riesgo de incendio.

Este llamado incluye 55.000 unidades Hyundai en Corea del Sur y otras 27.000 unidades consignadas en el resto del mundo. Entre estas últimas se incluyen 6.700 vehículos en EE.UU.

Los modelos involucrados en este proceso de optimización son los utilitarios Kona EV, Ioniq EV y Elec City, este último solo se comercializa por ahora en Corea del Sur.

Voceros del fabricante confirman que, luego de estudiar las denuncias sobre incendio hechas por algunos dueños de vehículos Hyundai y los concesionarios, establecieron que existe riesgo de incendio espontáneo causado por las celdas defectuosas que puedan tener las baterías.

El proveedor de baterías de Hyundai Group es la división LG Energy Solution, perteneciente a la trasnacional LG Electronics; en este caso, ambas empresas negocian cómo enfrentar el impacto económico que tiene esta medida.

Uno de los recall más costosos de la historia

Se estima que el costo por reposición de cada batería ascenderá aproximadamente a US$11.000 por vehículo, por lo que el valor total del llamado a revisión superará los US$900 millones. Los propietarios de los vehículos incluidos en el llamado a revisión podrán hacer el reemplazo sin costo alguno.

Los incidentes de incendio que han involucrado a los vehículos EV de la marca Hyundai se presentaron luego que el automóvil se apagó. En todo caso, no se han reportado lesionados de ningún tipo en los incendios registrados a causa de esta avería.

Las investigaciones preliminares están a cargo del Ministerio de Transporte de Corea y demostraron como causa la presencia de celdas desalineadas en las baterías LG.

Voceros de la multinacional tecnológica confirmaron su voluntad de participar en las investigaciones realizadas por el Ministerio de Transporte de Corea, pero consideran que no se trata de un defecto de producción o diseño de las baterías como tales, sino un problema surgido “en el proceso temprano de producción en masa, en Hyundai”.

“Fortaleceremos aún más la seguridad en todos los procesos, desde la planeación de producto hasta las fases de fabricación e inspección final”, informa un comunicado emitido por LG Electric Solutions.

El alto costo de las baterías como componente unitario y la relativamente baja cantidad de vehículos defectuosos hace que el costo individual sea de US$11.000, una cifra históricamente alta, en comparación con los costos unitarios que la industria automotriz maneja en materia de recall, que suelen rondar los US$150, al repartirse en una mayor cantidad de unidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *