En menos de una década, Volvo solo hará autos eléctricos

Para el fabricante sueco, el motor de combustión interna tiene los días contados.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69

La empresa automotriz sueca Volvo, propiedad de la automotriz china Geely, anunció que para 2030 espera dejar de fabricar vehículos con motores de combustión interna y que todo su portafolio estará conformado por vehículos eléctricos (EV).

En la actualidad, Volvo produce vehículos con motores a gasolina, de ciclo Diésel, de tipo híbrido y también totalmente eléctricos. Sin embargo, hace algunos años la empresa comenzó un proceso de migración que lo orienta paulatinamente a reducir la producción de vehículos con motores que generen emisiones contaminantes.

Un primer paso se realizó con la creación de su división premium Polestar (a partir de la unidad deportiva Polestar Performance), que comenzó a producir el cupé híbrido Polestar 1 y ampliará a corto plazo su portafolio con nuevos productos de tipo SUV, animados con motores híbridos y totalmente eléctricos.

La siguiente etapa del plan de negocios de Volvo prevé dejar de producir vehículos con motores a gasolina y Diésel a partir de 2025. Desde ese momento, la producción de Volvo y Polestar solo incluirá vehículos con motores híbridos o eléctricos.

En todo caso, el verdadero avance se espera para 2030, cuando Volvo también deje de producir vehículos con unidades de potencia híbrida. Desde ese momento, todos los automóviles de la marca serán totalmente eléctricos.

Además, solo ventas online

El plan de electrificación de Volvo va paralelo con una reestructuración del proceso comercial. Para 2030, la empresa aspira abandonar el esquema actual de comercialización a través de concesionarios y reemplazarlo por un sistema totalmente online.

A través del sistema de compra en la web, los clientes de Volvo podrán hacer su pedido vía internet. El auto será entregado donde el propietario disponga o podrá retirarlo en un centro de servicio.

Para 2030, la red de concesionarios Volvo dejará de realizar operaciones de venta y se dedicará únicamente a brindar servicio de mantenimiento y reparación a los vehículos EV que fabrique la marca.

En vista de que los motores eléctricos son más sencillos y tienen menos piezas que los de combustión interna, las únicas reparaciones que se requerirían sería el reemplazo de baterías y, en caso de daño total, el reemplazo de toda la unidad eléctrica.

A ello se unirían las reparaciones rutinarias de subsistemas como frenos, accesorios, sistema eléctrico (iluminación, accesorios, etc.) y las reparaciones que pudiera necesitar el vehículo si sufre accidentes.

Además de Volvo, otras marcas como Cadillac (perteneciente a GM Company) han comenzado a trabajar para reducir su red de concesionarios y eliminar las operaciones de venta, orientadas solo a realizar trabajos de reparación y servicio de EV.

Históricamente Volvo se ha posicionado como una marca que cuida de manera excepcional los aspectos de seguridad activa y pasiva de los vehículos que produce, ahora, además de eso, la marca sueca quiere posicionarse como referente global en EV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *