Genesis GV80 le salvó la vida a Tiger Woods

Las características de seguridad pasiva de la camioneta en la que viajaba evidenciaron ver muy efectivas.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

Según diversos medios informativos, las características del vehículo en el que se trasladaba el golfista profesional Tiger Woods, jugaron a su favor en la dinámica del aparatoso accidente que sufrió la celebridad el pasado 23 de febrero.

Las autoridades locales reportaron que a las 07:15 horas de dicha fecha, Woods regresaba a su hotel, en la zona de Ranchos Palos Verdes (Los Ángeles, California) luego de grabar un programa televisivo en Rolling Hills Estates para la publicación Golf Digest, cuando perdió el control de su vehículo y éste se precipitó por un desnivel.

Los reportes oficiales replicados por los medios señalan que el deportista sufrió graves lesiones en su pierna derecha, con fractura abierta de tibia y peroné, y daño severo en el tobillo. También la pierna izquierda resultó afectada, pero en menor medida.

Woods fue operado de emergencia y se recupera satisfactoriamente en el Centro Harbor UCLA, en California. A pesar de ser rescatado consciente, los médicos que lo asistieron explicaron que tras despertar de la anestesia “no pudo recordar nada relativo al accidente”.

El automóvil fue fundamental

Las autoridades de tránsito y los brigadistas que atendieron el percance destacaron las buenas características de seguridad del vehículo en el que Woods se desplazaba y señalaron que preliminarmente no encontraron desperfectos mecánicos que causaran la fatalidad.

Varios medios locales indicaron que la principal causa del accidente pudo ser el exceso de velocidad. Los reportes indican que Woods viajaba solo en el vehículo y repentinamente perdió el control, dando una vuelta de campana y quedando en posición crítica tras salirse de la carretera.

En todo caso, lo primero que se aclaró es que Woods no estaba bajo el efecto del alcohol o de algún tipo de droga.

En declaraciones a la prensa, el sheriff de Los Angeles señaló que el impacto destruyó por completo el frontal del vehículo, “pero afortunadamente el interior estaba más o menos intacto, tras activarse adecuadamente los airbags, lo cual le permitió sobrevivir al deportista, lo que de otro modo habría sido un accidente fatal”.

El vehículo que conducía Woods era una camioneta de gran tamaño, modelo GV-80, producido por la División Génesis del Grupo Hyundai. Al valorar las consecuencias del accidente, las autoridades de tránsito afirmaron que, en otro tipo de vehículo, posiblemente no hubiese sobrevivido.

Woods fue rescatado por las autoridades locales unos seis minutos después del choque. “Estaba consciente y trataba de salir del vehículo por sus propios medios, pero era incapaz de sostenerse (a causa de sus lesiones)”.

La seguridad de un SUV premium

En la evaluación realizada al GV80 se destacó que la célula de supervivencia “soporto correctamente”, pese a que la parte frontal se desintegró. El habitáculo quedó casi intacto y no presentó mayores desperfectos que los ocasionados por el accionamiento de los airbags.

El GV80 fue presentado al mercado en 2019 y la unidad que conducía Woods había sido proporcionada en calidad de préstamo por Hyundai, que es el principal patrocinador del torneo “Genesis Invitational”.

Además de tener una célula de supervivencia integral, la unidad GV80 que conducía Woods tenía diez airbags en el habitáculo y todas funcionaron normalmente. Las autoridades señalaron que tales dispositivos (en las puertas) y en la consola, impidieron que Woods sufriera lesiones en la parte superior del cuerpo, con excepción de unos cortes superficiales ocasionados por el vidrio de las ventanillas al romperse.

El equipo estándar del GV80 incluye sensores de advertencia anticolisión, tanto delante como atrás, sensor de apoyo en maniobras de cambio de canal, sensor de retroceso y un completo sistema de cinturones de seguridad. También tiene control de velocidad adaptativo.

Al verificar la dinámica del accidente, diversos expertos de seguridad valoraron positivamente los esfuerzos hechos por las fábricas de vehículos para aumentar la seguridad pasiva, pero recordaron que la conducción a alta velocidad reviste un gran riesgo, del que los conductores deben estar conscientes con el fin de no cometer excesos ni imprudencias.

Woods ha sufrido accidentes de tránsito previamente y su historial de conducción señala que es “propenso a conducir a alta velocidad”. Los médicos mantienen reserva sobre la condición de sus piernas y confían en que el golfista pueda recuperarse de sus lesiones, pero son pesimistas al valorar sus posibilidades de seguir activo en el deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *