2023 será un año histórico para Ferrari

Habrá un lanzamiento y una importante novedad deportiva.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

La empresa automotriz italiana Ferrari tendrá un 2023 trascendente, que marcará indeleblemente su historia industrial y deportiva, según se desprende de las últimas informaciones que circulan sobre la marca.

En primer lugar, la empresa a través de su CEO, John Elkann, confirmó que regresará a la categoría principal del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC, por sus siglas en inglés) a partir de la temporada 2023, cuando se active el nuevo Reglamento Técnico sobre “hiperautos”.

En segundo lugar, será definitivamente en 2023 cuando Ferrari comience a entregar a sus clientes las primeras unidades del crossover Purosangue, que prosigue su controversial desarrollo.

Ferrari, de regreso a Le Mans

John Elkann confirmó en un comunicado oficial que Ferrari, a través del equipo de carreras Scudería Ferrari, volverá a competir a tiempo completo y de forma oficial en carreras de larga duración, lo que significa también volver a las famosas 24 horas de Le Mans.

“En más de 70 años de carreras, en pistas de todo el mundo, hemos trasladado las victorias a los autos de producción mediante la exploración de soluciones técnicas vanguardistas, que surgen de la pista y hacen que cada auto producido en Maranello sea extraordinario. Con el nuevo programa Le Mans Hypercar, Ferrari reafirma su compromiso deportivo y su determinación de ser protagonista en los principales eventos mundiales del automovilismo”, expuso Elkann en el comunicado.

La marca Ferrari debe su impresionante prestigio a las hazañas conquistadas en las pistas de competencia y, dentro de estas proezas, destacan sus nueve triunfos en Le Mans, entre 1949 y 1965. Un hito que incluye haber vencido la clásica consecutivamente entre 1960 y 1965.

El regreso de Ferrari a las carreras de larga duración cerrará una ausencia de exactamente medio siglo, desde que en 1973 el propio Enzo Ferrari anunció el retiro de la Scuderia Ferrari de esta disciplina, con el objetivo de concentrarse exclusivamente en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1.

Vale recordar que desde hace algo más de una década, la empresa Ferrari inició un paulatino (y exitoso) proceso de reacercamiento hacia las carreras de resistencia a través de su participación semi-oficial en las categorías GT (GT LM y GT AM) con la berlinetta 458 y a través de equipos “cliente”, como AF Corse y Risi Competition.

Ferrari, rival de lujo en la categoría LMH

El regreso de Ferrari a las carreras de resistencia a través de Scuderia Ferrari se apoya en la nueva normativa para “hypercars” que incluye dos subdivisiones, una para autos prototipos (LMDH) y otra para hiperautos propiamente dichos (LMH).  Esta última será la especialidad principal del WEC y el Reglamento Técnico prescribe que los autos que participen en ella deben tener vínculos cercanos con la producción en serie, tal como en los años 50 y 60, la época dorada de los Gran Turismo.

El nuevo reglamento para hiperautos de tipo LMH ha hecho que otros fabricantes vuelvan a inscribirse en el WEC y regresen a LeMans, por lo cual Scuderia Ferrari tendrá que enfrentar gran cantidad de rivales oficiales, como Toyota Motorsport, Peugeot Sport y Porsche Motorsport, que también han confirmado su participación.

Además de anunciar su regreso al WEC, Ferrari podría retornar a tiempo completo al campeonato norteamericano IMSA para autos deportivos, cuyos regentes unificaron su normativa técnica con la del WEC en muchos aspectos, con el fin de reducir costos y atraer participantes europeos.

El hiperauto LMH que usará Scudería Ferrari en el WEC, a partir de 2023, será también la base de un nuevo auto hiperdeportivo, que se desarrollará bajo la sigla interna F80 y será el esperado reemplazo del LaFerrari, que reina en la cúspide del portafolio Ferrari.

En otras palabras, el futuro Ferrari LMH será el último eslabón de una zaga de superautos que inició en 1983 con el 288GTO y se perpetuó con el F40 (1987), el F50 (1995), el Enzo Ferrari (2002) y el LaFerrari (2015).

El crossover que viene en camino

Por otra parte, diversas filtraciones provenientes del área de desarrollo de Ferrari advierten que será justamente en 2023 cuando la empresa (en este caso Ferrari S.p.a) comience a entregar las primeras unidades del Purosangue, un utilitario deportivo de tipo crossover.

Lo que se sabe hasta ahora es que el Purosangue tendrá proporciones similares a las del Maserati Levante, por lo que medirá cerca de cinco metros de largo y que repetirá en su estilo algunas soluciones ya usadas en los actuales deportivos Ferrari de serie.

Las informaciones provenientes del seno de Ferrari señalan que el Purosangue tendrá un tren de mando de tipo híbrido turboalimentado y que este se ofrecerá en dos opciones: el mismo V8 que ya usa el biplaza SF90 Stradale con tecnología plug-in y casi 1.000 hp de potencia, además de una versión V6 de ese motor, de la cual no se han divulgado detalles; ello marcaría el regreso de Ferrari a ese planteamiento mecánico en autos de serie, desde que dejó de producir el V6 Dino de 2,4 litros en 1973.

Sobre el Purosangue, Ferrari consideraría una nueva ubicación del motor, sugiriendo que será el primer crossover que lleve un tren de mando central. Se confirma que el motor se colocará claramente detrás del eje frontal y ello, además de ser una configuración inédita (sobre todo en un crossover), permitirá a la marca subrayar el carácter deportivo del nuevo producto.

Purosangue: deportivo inédito

Los tratados de ingeniería automotriz establecen que (en procura de mejorar el balance de pesos) todo auto que pretenda ser definido como “deportivo” debe ubicar su tren de mando lo más al centro posible; es decir, delante de las ruedas traseras o, lo más desplazado hacia atrás, en caso que se ubique en el extremo frontal.

La configuración de tren de mando delantero-central otorgará al Purosangue un prominente frontal con espacio suficiente para alojar generosos sistemas de ventilación para el motor, el sistema híbrido y la batería. Al definir el resto del estilo, en Ferrari confirman la configuración de cinco puertas de tipo hatchback, pero hablan de un “perfil de techo cupé” y comienzan a acuñar para el nuevo vehículo la definición de “automóvil de cinco puertas”, alejándose a propósito de las denominaciones crossover, SUV y CUV, que la industria asigna a este tipo de producto.

El tren de mando del nuevo Purosangue tendrá otra particularidad, pues este nuevo producto usará un sistema de cuatro ruedas motrices, combinado con una transmisión automática secuencial.

Las entregas de las primeras unidades Purosangue se estiman para 2023, pero no se descarta que Ferrari haga la presentación formal del nuevo producto de manera anticipada. Ello podría ocurrir en el último trimestre de este año, aunque la opinión general de los expertos es que se realizará en algún momento de 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *