Mopar amplía su oferta de “crate-engines”

Nuevo motor HEMI expande la línea a cinco opciones.

Por: Julián Afonso Luis /@JAL69 (Twitter)

La línea de motores “crate-engine”, (unidades armadas de reemplazo para el mercado de reconstrucción de vehículos) de la División Mopar, se amplía con una nueva versión del conocido propulsor HEMI, sumando así cinco opciones en su portafolio.

El nuevo propulsor se denomina HEMI Hellcrate Redeye. Tiene ocho cilindros en V, desplaza 6,2 litros y cuenta con un supercargador que le permite entregar hasta 807 hp al usar gasolina comercial de 91 octanos.

Voceros de la División Mopar explicaron que el nuevo motor Hellcrate Redeye es el mismo que en 2018 se instaló en el Dodge Challenger Demon y que ahora se usa en el cupé Dodge Challenger Hellcrate Redeye y en el sedán Dodge Charger Hellcrate Redeye.

En comparación con los motores Hellcrate usados en autos de serie, el crate-engine que propone Mopar incorpora mejoras como un turbo de mayor tamaño y con más presión de soplado.

Así mismo, su rango máximo aumentó de 6.200 rpm a 6.500 rpm y tiene muchas piezas internas hechas a partir de aleación forjada, para ofrecer mayor durabilidad y resistencia.

Al igual que otros “crate-engine”, el nuevo motor Hellcrate Redeye está listo para instalar, al incluir cárter, bomba de agua, sistema de inyectores y cuerpo de aceleración.

El motor Hellcrate Redeye puede acoplarse indistintamente a una transmisión automática o de tipo manual. En caso de que se desee esta última opción, será necesario comprar el sistema completo de embrague.

Cinco opciones y hasta 1.000 hp

Según explicaron sus voceros, la División Mopar tiene la mayor oferta de motores crate-engine del mercado norteamericano, gracias a sus cinco opciones (tres de ellas con supercargador), que van desde los 375 hp hasta los 1000 hp, que están disponibles en un rango de precio entre US$ 6.550 y US$ 29.995.

El motor básico, el HEMI 5.7, ofrece 375 hp de potencia y 555 Nm de torque por US$ 6.550, siendo el favorito de los compradores por su excelente relación precio/rendimiento.

Un segundo propulsor algo más ambicioso es el HEMI de 6,2 litros, que por US$ 10.060 ofrece 485 hp de potencia y 643 Nm de torque.

El punto medio de la oferta lo representa el Hellcrate Supercharger, que desplaza 6,2 litros y entrega 707 caballos.  Este motor está disponible por US$ 20.215 y genera hasta 826 Nm de torque.

Aunque parezca increíble, el nuevo motor Hellcrate Redeye, que se venderá por US$ 21.807 no es el de mayor nivel en el portafolio de Mopar.

El rol de tope de gama queda reservado para el Hellphant 426, que también desplaza 6.2 litros, pero que gracias a un supercargador puede generar hasta 1000 equinos de potencia y 1.287 Nm de torque, siendo el crate-engine más poderoso que puede adquirirse hoy en EE. UU. y en todo el mundo.

La creciente popularidad de los crate-engine en la tierra del Tío Sam se debe a que ofrecen niveles de fiabilidad, calidad y rendimiento superiores a los que pueda ofrecer cualquier motor reconstruido o preparado artesanalmente para mejorar su rendimiento estándar. También ofrecen mejor consumo y generan menos emisiones de escape.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *