Renacerá el Chevrolet Monza

La estrategia latinoamericana de GM en la región vendrá de China.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69 (Twitter)

La división latinoamericana de GM Company se prepara para dar un vuelco a su estrategia de productos para Latinoamérica a través de la marca Chevrolet y para ello resucitará el Monza, uno de los nombres más famosos asociados a este emblema en la región.

En septiembre pasado, el portal GM Authority señaló que el primer país de Latinoamérica en recibir el nuevo Monza será México, considerando que, “en ese país latinoamericano, los sedanes de este tipo aún gozan de buena aceptación”.

Monza fue un nombre inicialmente usado por Chevrolet en EE.UU. para identificar al cupé subcompacto de tipo H que presentó en 1975 como competencia para el Ford Mustang II, pero su impacto latinoamericano se le debe al sedán nacido de la familia J-Car de GM, que se introdujo en Brasil como Chevrolet Monza en 1982 y se fabricó en ese país hasta 1996.

El Monza J-Car fue comercializado por GM-Colmotores en Colombia y se armó en Venezuela entre 1985 y 1991. Al igual que como ocurrió en Brasil, fue un gran éxito comercial e industrial en ambos mercados.

Nueva plataforma “made in China”

El nuevo Monza es un sedán de tamaño compacto, como su exitoso predecesor y reemplazaría en Latinoamérica al Chevrolet Cruze, que en su momento relevó a los Optra y Astra, así que puede considerarse un descendiente directo del modelo original; sin embargo, técnicamente hablando se trata de un carro totalmente nuevo.

A diferencia del Cruze (que fue un “global car” concebido principalmente en EE.UU.) el nuevo Chevrolet Monza fue creado íntegramente en China, donde se comercializa desde 2019.

La base de ingeniería del Monza la proporciona la nueva plataforma GM-Patak K de tracción delantera. Eso configura un carro de 4,63 metros de largo (35 cm más corto que el Cruze), 1,79 metros de ancho y 1,48 metros de alto, con un baúl de 440 litros de capacidad.

En China, el Chevrolet Monza se ofrece como sedán de cuatro puertas, con tracción frontal y con cuatro opciones diferentes de tren de mando. El modelo tope de gama lleva un motor tradicional de cuatro cilindros, pero también hay hace dos versiones con motores tricilíndricos de 1,3 litros, una aspirada y otra turboalimentada, esta última ofrece 165 caballos y genera 230 Nm de torque.

Hay un cuarto motor de tecnología híbrida plug-in y lleva una batería de 48 voltios.

Las especulaciones señalan que la mezcla de producto elegida para el Chevrolet Monza en Latinoamérica incluirá el motor turbo de 1,3 litros, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades. En todo caso, no se descarta que a estos mercados llegue la versión híbrida.

Un modelo con mucho potencial

En principio, el nuevo Monza sería armado en México; sin embargo, por el momento no se sabe si la estrategia regional de Chevrolet prevé producirlo en otros países, como Brasil o Argentina (donde aún se comercializa), o si se recurrirá a la importación, bien sea desde China o desde México.

La versión latinoamericana del Monza será virtualmente idéntica a la que ya se conoce en China, pero las suspensiones se adaptarán a las particularidades de esta región. También el extremo trasero se rediseñaría para ofrecer un baúl con más volumen (el del modelo chino tiene 405 litros de capacidad).

En China, desde su introducción en noviembre de 2018, el Chevrolet Monza disfruta de gran aceptación. En 2019 se vendieron 141.795 unidades en ese mercado y el buen ritmo se mantuvo en 2020, donde a pesar de la severa recesión causada por la pandemia del coronavirus se superaron las 120.000 unidades comercializadas.

El Cruze (aparecido en 2009), fue el modelo sobre el cual GM sustentó su estrategia global y permitió a la corporación superar exitosamente el grave momento que vivía en esos años.

Actualmente su importancia industrial y comercial está siendo superada por la de modelos más pequeños, como el Onix, por lo cual se piensa que 2021 sería el momento ideal para que Chevrolet regrese al muy activo mercado del sedán compacto en Latinoamérica, con un producto cuyo nombre es sinónimo de gran aceptación y éxito comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *