Resucitan primera generación Renault Logan en Irán

Los producirán localmente debido al bloqueo económico que afecta dicho país.

Julián Afonso Luis / @JAL69

La Sociedad Anónima Iraní Productora de Automóviles (SAIPA) anunció que retomará los planes de producción de la primera generación Renault Logan, creada por el fabricante en sus instalaciones de Rumania, producido en Irán hasta hace dos años y de muy buen recuerdo en nuestra región, pues se produjo en la planta de Renault-Sofasa (Medellín) y en Brasil.

La iniciativa busca aprovechar varias circunstancias, incluyendo la buena acogida que tuvo dicho producto en Irán, donde fue ensamblado por el propio fabricante francés durante más de una década y comercializado como Renault Tondar, Renault L90 y Renault Pars Tondar hasta 2018, momento en que la empresa gala tuvo que abandonar sus actividades comerciales e industriales en Irán, debido a los bloqueos económicos impuestos por EE.UU. a manera de sanción.

Responsables de SAIPA indican que esperan retomar la producción del Logan en Irán, aprovechando la antigua e histórica sinergia existente entre esta empresa y Renault, que en principio no tiene participación directa en el proyecto, pero que estaría dispuesta a ceder bajo licencia los derechos necesarios para que el auto vuelva a ser armado.

Muchas piezas serán locales

Javan Soleimani, Presidente Ejecutivo de SAIPA, afirmó que en estos momentos la empresa tiene la posibilidad de acceder al 85% de los componentes necesarios para armar el auto en Teherán y añadió que el tren de mando y los estampados de carrocería del vehículo volverán a producirse localmente, tal como se hacía hasta 2018.

El Logan fue introducido por Renault al mercado iraní hacia 2007 y, al igual que ocurrió en otras latitudes, fue un éxito rotundo de producción y ventas hasta cuando dejó de producirse, siendo el principal modelo del portafolio de la marca.

SAIPA también señala que reinstalar el proceso productivo en torno al Logan es de vital importancia, debido a la necesidad de suplir la demanda local de automóviles con productos hechos allí y que reemplacen a los vehículos que han tenido que importar de China a raíz de la interrupción de la alianza industrial que mantenían con Renault.

“El auto se volverá a producir en Teherán y se manejarán estándares de calidad incluso más altos que en las versiones anteriores”, expuso Soleimani. Varias publicaciones señalan que es casi un hecho que las especificaciones del tren de mando sean las mismas, por lo cual el nuevo modelo seguirá usando motores de cuatro cilindros con 1,4 L y 1,6 L de desplazamiento, con potencias que oscilan entre 90 hp y 110 hp.

SAIPA es una de las mayores empresas automotrices de Irán, seguida de Irán Khodro Company (IKCO), que posee Samand y que fue creada en 1906. Su capacidad de producción excede ampliamente las 200.000 unidades anuales y el 90% de ésta se distribuye localmente.

Todas las empresas automotrices iraníes han crecido industrialmente a través de la producción bajo licencia de modelos occidentales y de la creación de referencias propias, con trenes de mando de diseño occidental.

SAIPA tuvo presencia en Venezuela hasta hace una década, donde formó parte de un proyecto industrial junto con el gobierno de ese país, que permitió ensamblar durante algunos años una versión con carrocería sedán hatchback de dos cuerpos y medio del antiguo Ford Festiva / Kia Pride, que en el país caribeño se conoció como Saipa Turpial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *