Ferrari masifica la tecnología híbrida

Llega un Cavallino con tres motores y mil caballos de potencia.

Por: Julián Afonso Luis / @JAL69

Ferrari reiteró su voluntad de desarrollar tecnología avanzada y aplicable al uso cotidiano en un automóvil de serie, por ende, con base en ello presentó en Italia su nuevo modelo SF90 Spider, que se convierte en el primer convertible con motor híbrido que produce.

El SF90 Spider es la versión convertible del SF90 Stradale; es decir, la modalidad híbrida del SF90 básico. Al igual que este modelo, cuenta con un motor de ocho cilindros en V que, gracias a la presencia de dos motores eléctricos de 110 hp cada uno y un set de baterías de ión-litio, puede entregar mil caballos de potencia cuando todo está conectado.

Voceros de la marca explican que el SF90 Spider puede funcionar de tres maneras; la primera es usando únicamente el motor de combustión interna de 780 hp, una segunda es conectar los dos motores eléctricos al motor de gasolina y la tercera es la modalidad “plug-in”, es decir, de manera totalmente eléctrica; en esta última configuración, el auto rinde 220 caballos.

Más potente, aunque más pesado

Según la información suministrada por Ferrari, el corazón mecánico del SF90 Spider es el mismo V8 que la empresa usa en otros modelos como el cupé F8. En relación con este último, el motor sigue desplazando 4.0 litros, pero su potencia aumenta de 720 hp a 780 hp y el torque es ahora de 81,6 kg-m.

Sin embargo, el incremento de potencia debe compensar el incremento de peso, pues al eliminar el rígido techo del SF90 cupé, el nuevo convertible italiano gana 100 kilos de refuerzos estructurales, que eleva el peso a 1.670 kilos en orden de marcha.

En el SF90 el motor ocupa la ubicación tradicional en toda berlinetta Ferrari, lo cual significa que se aloja entre el habitáculo y el eje trasero, en posición central longitudinal.

Uno de los motores eléctricos se ubica en el eje delantero y el otro se acomoda en el eje trasero, completando una configuración de tracción a las cuatro ruedas cuando los tres motores funcionan en conjunto, es de tracción trasera cuando se usa exclusivamente el motor de gasolina y de tracción frontal cuando se usan solo los motores eléctricos.

La transmisión del SF90 Spider recurre a una caja de cambios de ocho velocidades, acoplada a un sistema de doble embrague y el tren de mando se completa con una serie de ayudas electrónicas al manejo, como el sistema de frenos inteligente de tipo “brake-by-wire”, el control de tracción y el sistema “vector” del torque, que permite distribuir la potencia equitativamente a las ruedas en función de las condiciones del camino.

Cuando el conductor elige poner a funcionar los tres motores, el V8 se conecta con la unidad eléctrica instalada en el eje posterior y la unidad frontal solo entra en acción cuando el sistema de gestión electrónica del vehículo exige más motricidad, lo que ocurre al conducir por vías realmente sinuosas, en curvas o en circuitos de competencia.

A pesar de que en el SF90 Spider el gran atractivo es su configuración descapotable, uno de los elementos técnicos más interesantes del auto es su techo, pues no es de lona como en los convertibles tradicionales, sino de tipo sólido y retráctil.  Ferrari informa que el techo es totalmente inmune a filtraciones de agua o viento y puede abrirse/cerrarse en menos de medio minuto.

El fabricante señala que el peso del techo y de todo su sistema retráctil (cableados, mecanismos y motores reversibles) es 40 menos del que tendría un techo de lona tradicional.  Los refuerzos estructurales aseguran que el SF90 Spider sea tan resistente a las flexiones y torsiones como el SF90 Stradale.

Juguete con grandes detalles

Una particularidad interesante del nuevo Ferrari es que fue concebido con un diseño aerodinámico activo, capaz de configurarse a sí mismo según las condiciones de manejo. En este caso, la represa de aire tiene generadores de vórtice rediseñados que aumentan la capacidad de adherencia del tren delantero.

Por su parte, el extremo trasero tiene un alerón que se ajusta automáticamente según el auto gana velocidad para aumentar el empuje aerodinámico descendente. Así mismo, la carrocería fue diseñada para brindar poca resistencia al avance y además de tener un coeficiente de arrastre muy bajo, tiene una superficie frontal reducida.

Como debe ser en todo Ferrari, las prestaciones oficiales del SF90 Spider son alucinantes, puede alcanzar los 100 km/h desde la inmovilidad en apenas 2,5” y su velocidad máxima ronda los 350 km/h, obviamente con el techo puesto.

Ferrari añade que, en caso de que el conductor desee conducir en modalidad eléctrica, se podrán recorrer hasta 24 kilómetros, dependiendo de la velocidad con la que se maneje.

El SF90 Spider es el tercer modelo con tecnología híbrida que produce Ferrari luego del SF90 Stradale de carrocería cerrada y del supercar LaFerrari, presentado hace cinco años. A diferencia de este último, las expectativas de producción que se manejan son mucho más amplias y ambiciosas.

Con la familia SF90 (estándar, Stradale y Spider) Ferrari aspira popularizar entre sus clientes el uso del tren de mando híbrido y espera que estos modelos ayuden a superar las 10.000 unidades vendidas al año, a pesar de que el nuevo juguete de Maranello cuesta casi US$ 400.000 sin opciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *