Conservación y tecnología, claves de Ford para proteger la fauna

El pasado 4 de octubre se celebró el Día Mundial de los animales, fecha promovida por la Organización Mundial de Protección Animal con el objetivo de reforzar que el bienestar de los humanos está integrado al de todos los seres vivos y al del medio ambiente.

A propósito de dicha fecha, Ford Motor Company recuerda que ha trabajado arduamente en favor de la preservación del medio ambiente, no solo dando solución a temas relacionados con la producción de vehículos y motores con menos emisiones, sino también con iniciativas en sus plantas, áreas de prueba y aplicando la tecnología al bienestar animal.

Por un entorno más amigable

Desde 2017, Ford viene implementando estrictas políticas ambientales en todos sus campos de prueba, con el fin de preservar las especies que allí residen y que se pueden afectar por la actividad industrial; por ejemplo, en su locación de Tatuí, Sao Paulo (Brasil), un grupo de expertos zoólogos, botánicos y agrónomos realizaron estudios para recopilar toda la información existente sobre la flora y fauna del lugar.

Se concluyó que existen más de 360 especies de animales, entre mamíferos, aves y reptiles; así como 120 especies de flora nativa. Para protegerlos, se modificaron los espacios para preservar su hábitat natural, protegiendo su integridad y la de todos los colaboradores de Ford. En ese cometido, se construyeron túneles para el paso de animales, además de cercas en determinados tramos para impedir su acceso a las pistas de prueba, donde podrían provocar accidentes y verse en peligro.

“Hemos hecho una recuperación del bosque a lo largo de los años, ayudando a crear un ambiente adecuado para que los animales permanezcan en el lugar donde viven, libremente, con acceso al agua y a una cadena alimentaria equilibrada en las áreas de vegetación”, explica Edmir Mesz, Supervisor de Calidad Ambiental de Ford Sudamérica.

Tecnología que favorece a las mascotas

Las iniciativas de la marca del óvalo azul también han abarcado la investigación en contaminación acústica, cuyos efectos nocivos afectan tanto a humanos como animales; puesto que se altera negativamente el equilibrio de los ecosistemas terrestres y marinos.

En ese escenario, destaca el desarrollo inspirado en la tecnología de cancelación de ruido, presente en sus automóviles y para beneficio de las mascotas. Así surgió un prototipo de caseta para que los perros puedan tener dormir mejor y mantenerse protegidos de ruidos molestos, por ejemplo, como los causados por los fuegos artificiales. Este proyecto, que se gestó en 2018, fue la primera de una serie de iniciativas de Ford (llamadas Interventions) que aplica los conocimientos técnicos de la automoción para ayudar a resolver problemas cotidianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *